domingo, 22 de septiembre de 2013

4

Dragon Ball Z. La batalla de los dioses: La batalla del odio en Filmaffinity

“Dragon Ball Z: La batalla de los dioses
Título original: “Doragon Bôru Zetto: Kami to Kami”
(Dragon Ball Z: Battle of Gods)
Director: Masahiro Hosoda
Japón
2013

Sinopsis (Oficial):

La historia toma lugar varios años después de la titánica pelea contra Majin Boo, la cual determinó el destino de todo el universo. Bills, el Dios de la destrucción —quién mantiene el balance del universo— se despierta de un largo sueño y escucha rumores sobre el Saiyajin que derrotó a Freezer. Bills comienza a seguir el rastro a Goku, que se emociona tanto al enterarse de la aparición de un nuevo enemigo después de tanto tiempo. Ignorando las palabras de Kaio-Sama, pelea contra Bills… aunque no puede hacer nada contra su abrumador poder y es derrotado. La inquietud de Bills le lleva a preguntarse ‘¿No hay nadie más digno en la tierra para ser derrotado?’ dando pie a otra inquietud en la propia audiencia: ¿Podrán Goku y sus amigos derrotar al Dios de la Destrucción?

Crítica Bastarda:

Este texto nace con el fin de criticar el tremendo odio e incongruencia que habita en Filmaffinity, pasto de trolls que se confunden con haters, haters que se confunden con trolls y, por supuesto, nolanistas y gafapastas por doquier entre algún maldito bastardo. La sorpresa ha llegado al ver que la esperadísima película “Dragon Ball Z: La batalla de los dioses” ha sido recibida con la misma expectación que la futura salida del hospital de Cristina Cifuentes: un rencor brutal e inquisitivo resentimiento y odio con protestas e insultos. La cuestión se reduce a simples números: mientras que en Imdb la película tiene un 8,1 de media, en Filmaffinity un 4,9. Repito: mientras que en Imdb la película tiene un 8,1 de media, en Filmaffinity un 4,9. ¿Por qué tanto odio, parafraseando a Pilar Rubio en el estreno de Piratas? ¿Por qué tanto odio?


Es cierto que por una parte están las series emblemáticas (“Dragon Ball” y “Dragon Ball Z” que no “Dragon Ball GT”) y, por otra, las películas, OVAS y cosas BOBAS que surgieron al rebufo del universo creado por Akira Toriyama. Cada uno puede tener sus gustos pero yo diferencio todo ese material como visible o risible. “Dragon Ball Z: La batalla de los dioses” pudiera bien variar entre ambos conceptos y al ver esas críticas destructivas tan repletas de odio y rencor comprueba las votaciones de los usuarios que las firman para resolver el misterio y comprueba que son de los siguiente tipos de criticones:

Gente que no ha visto las series y deduces que son seguramente trolls o anarquistas italianos que aprovechan la confusión para montar una bomba.

Personajillos que odian las series a muerte pero que contradictoriamente se ven todas las películas para lanzar mierda en foros y redes sociales. O sea, de nuevo trolls o anarquistas italianos mandando bombas…

Nolanistas que idolatran las series pero detestan o les parecen ramplonas, por regla general, las películas que originado ‘Dragon Ball con o sin Z’. Aprovecha, como si estuvieran en “The Purge: La noche de las bestias” en esa noche en la que pueden cometer cualquier crimen y quedar impune.

Fans de las series que esperaban masturbarse compulsivamente durante 85 minutos y únicamente pudieron hacerlo 10.


En resumen y en definitiva, “Dragon Ball Z: La batalla de los dioses” ha levantado la barrera para que numerosas hordas salvajes aprovechen el momento para soltar toda su mielda y quedar bien socialmente con sus seres queridos. ¿Y merece este trato la exitosa película y regreso Dragon Ball Z con la firma de Akira Toriyama? De acuerdo, nos puede parecer el habitual ejercicio de retorno y marketing para hacerse como buen nutrido fajo de billetes por parte de todos los responsables… aprovechándose de la nostalgia y ansias de sus millones fans. Pero, ¿no es algo que hace habitualmente la industria cinematográfica y musical? ¿Es cuestionable? Sí… pero creo que aquí criticar el acabado solamente conlleva al rencor que uno guarde sobre el objeto más que su forma. Toiryama ha gestado una continuación del manga original —antes del capítulo final en el que Goku se lleva a Uub para entrenarle— siguiendo la estela iniciada con la Saga de Majin Boo. El truco es dar la vuelta a aquello que tal vez muchos esperaban: ni el Dios de la destrucción (Bills, conscientemente traducido como billetes/facturas en inglés) es tan malvado (es un dulce e ¿inofensivo? gatito de raza Cornish Rex) ni vamos a tener tantas peleas como pudieran sugerir los instintos pajilleros de muchos. Es más, tendremos fiesta de cumpleaños de Bulma loca donde todos harán el más absoluto de los ridículos debido presumiblemente a las copiosas copas de más. Desde Piccolo cantado karaoke hasta la aparición de la Banda de Pilaf para robar las bolas de dragón y deshacer su última metedura de pata… liándola obviamente más.


Bill cumple con su función de mantener en equilibrio el universo: destruye planetas a su antojo antes de volver a dormir de nuevo durante varios años o décadas para reiniciar el ciclo. Que la Tierra va a ser unos de sus objetivos y que el enfrentamiento entre Goku y Bill es inminente… es ¿obvio? Bill es el más poderoso guerrero de la galaxia* y se deshace con suma facilidad de Goku pero la trama quiere presentar la posibilidad de crear un Super Guerrero Dios (o Super Saiyajin God) para poder hacerle frente. Que por medio vamos a tener una tomadura de pelo ideada por Toriyama es seguramente aquello que no esperaban muchos: Bill y su guía, el misterioso Wiss, irán a la fiesta de Bulma ante un atemorizado Vegeta conocedor de su poder y no faltará breakdance y gorroneo de comida por parte de tan supuestamente malignos villanos. Las leches llegarán ya en el postre y por un motivo absurdo, infantil y ridículo. ¿Nos está trolleando Toriyama?, pensarán muchos...


“Dragon Ball Z: La batalla de los dioses” es tan imperfecta e irregular como estúpidamente divertida, sabiendo reírse perfectamente del universo y ‘trampas’ que el propio Akira Toriyama ha planteado a lo largo de los cientos de episodios de su manga. Me parece, incluso, una evolución lógica del desfase que sirvió de presentación a la Saga de Majin Boo y del nuevo y más poderoso de los enemigos de Goku y compañía da una vuelta de tuerca a aquello que supuestamente querían los fans que hiciera. Tendremos combates, un discutible uso del 3D, el drama de los sufridos vecinos de Capsule Corp y, por supuesto, la creación de ese Super Guerrero Dios que equipare algo tan desigual combate y salve el planeta de su destrucción. *Al final Bills revelará que existen 12 universos y, por lo tanto, 12 Dioses de la destrucción dejando claro que el maricomplejines de Wiss —y presumiblemente nuevo amante de Bulma y Vegeta— es su maestro y el más poderoso del presente universo. Es normal que tras el éxito y las posibilidades que plantea la historia tuviéramos una continuación lógica que quitara del medio “Dragon Ball GT”, aunque visto el odio generado con este cruce de screwball conceptual y filme de artes marciales interestelar… no sé si el número de gente quemándose a lo bonzo se disparará en los países de habla hispana. Por favor, NO te quemes y disfruta de sus entrañables créditos finales.

4 comentarios:

  1. Cuando vea la peli comentaré. Por ahora es cierto que no he leído nada bueno de ella (tampoco malo en sí...) y yo nunca fui un fan de Bola de Dragón. De hecho yo descubrí el manga con 30 años......... así que estoy seguro de que podré dar un punto de vista bastante objetivo. Por cierto... por cosas como las que comentas es por lo que dejé Filmaffinity. Es una web que odio a muerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl,

      Filmaffinity es HAMOR y uno de los lugares preferidos de los trolls y los bastardos. :P

      Saludos y gracias por el comentario!

      Eliminar
  2. Un interesante análisis. Algo que noté es que la nostalgia ha nublado nuestro juicio al analizar la cinta.

    Personalmente a mí la película me pareció una falta de respeto a los fans de DBZ.
    Creo que desaprovechó muy buenas ideas, las peleas son lejanas, poco emocionantes y la trama en sí es demasiado infantil.
    La animación es pasable, pero esperaba algo mucho más increíble. Sinceramente me decepcionó muchísimo.

    Te invito a mi propio análisis de "Dragon Ball Z: la Batalla de los Dios" en mi página: http://on.fb.me/1c1kIr8

    También aprovecho a invitarte a que me sigas en mi página para más novedades de cine, entre otras cosas

    https://www.facebook.com/sivoriluciano

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Luciano, los enlaces y la publi... pero no me has dicho en qué grupo de haters estás dentro de mi análisis.

      Saludos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...