lunes, 18 de abril de 2016

0

Fear the Walking Dead (2x02) We All Fall Down: La naturaleza siempre gana


Considero que “Fear the Walking Dead” está (muy) lejos de ofrecer su mejor versión y que a todos nos hubiera gustado, por ejemplo, una precuela dedicada a Negan (a modo de miniserie) o, al menos, la construcción de un gran villano (a modo de serie). Incluso también esa idea que sugirieron los creadores de la serie sobre un grupo de científicos (encerrados en una parte recóndita del mundo) tratando de hallar una cura. La propuesta actual, por el contrario, desea establecer tanto la precuela del universo postapocalíptico como otro foco y escenario completamente distinto al de The Walking Dead. Y en ese aspecto Victor Strand surgió como el personaje más atrayente y que, además, aportaba un concepto interesante como la exploración marítima de ese cosmos en el que los muertos vivientes están devorando el planeta. Si algo nos deja claro “We All Fall Down”, segundo episodio de la segunda temporada de “Fear the Walking Dead”, es que el ideario romeriano respecto a refugiarse en una isla no es del todo idílico. Los muertos flotan y son arrastrados a la costa. Y estos muertos están muy vivos… y tienen hambre. El inicio del capítulo juega bastante con esa línea de suspense en el que unos niños jueguen en la playa ante el peligro que se cierne sobre ellos. Rápidamente conectamos con la muerte de Meghan Chambler en Too Far Gone” (4x08) e incluso con Lizzie, Mika, Luke o Molly observando a los caminantes en la valla de protección de la prisión. Evidentemente el imaginario del subgénero siempre es utilizado a los guionistas para trazar homenajes y nuevas proposiciones, como si el viaje en el yate de los protagonistas fuera suficiente para ir desarrollando encuentros y peligros. Pero, ¿de verdad es suficiente? Repasemos “We All Fall Down”. 

La pregunta que pudiéramos hacernos es si los personajes son suficientemente potentes para convencernos o están lejos de una evolución que es obvia contrastando aquello que tuvieron que hacer Rick y los suyos para poder sobrevivir en The Walking Dead”. Sabemos que una nave está tratando de dar con ellos y Strand trata de evitarla mientras sus auténticas intenciones siguen estando veladas al resto de personajes. Madision tiene una mosca detrás de la oreja y sus enfrentamientos con el ‘puto amo’ de Abigail siguen estando a la orden del día. Daniel Salazar también tiene otra mosca detrás de su oreja y sabe que Strand no les está contando algo. El tipo es un experto torturador y su instinto no suele engañarlo… Es evidente que los escritores están preparando este material para un punto de giro que seguramente presenciemos en breve y, de momento, van ampliando la tensión y dando escasa información al respecto. Veremos cómo Daniel pasa esa mosca detrás de su oreja a su propio comportamiento para convertirse en una mosca cojonera al acecho de Strand y presenciaremos cómo el salvadoreño encuentra en un compartimento cerrado con llave junto a un arma automática mapas de México. Daniel sabe que les está utilizando para conservar sus recursos y conseguir un objetivo todavía oculto. Strand tiene un teléfono por satélite y habla con alguien… He ahí su destino. ¿Quién será esa persona al otro lado? ¿Un/a socio/a? ¿Un/a amante? ¿Están en peligro el resto de protagonistas o Strand no está revelando el final de su viaje ya que considera que pudiera suponer un debate que desea eludir hasta que no quede vuelta atrás? 


En “We All Fall Down” interesa que los personajes descubran que el ejército ha quemado hasta los cimientos San Diego pero todos sabemos que es un punto intermedio en los planes de Strand. Al personaje más atractivo del show le preocupa esconder Abigail a los ojos del radar de sus perseguidores y Travis propone que el destino más satisfactorio es Isla Catrina al tener una estación de guarda con una radio de onda corta y posibles suministros. En su viaje al lugar, Madison verá un destello de luz en el interior de una casa como una señal que reclama auxilio o tal vez ayuda. Madison, Travis, Nick, Alicia y Chris serán aquellos que exploren la isla y evidentemente ese pequeño que vimos al comienzo del episodio les dará la bienvenida tras un inaugural ambiente de suspense y silencio. El padre del niño, George Geary, les da permiso para que su nave pueda atracar por la noche en el lugar y la convivencia entre esas familias establece el marco argumental del episodio. No es que la información respecto al Apocalipsis Zombie sea reveladora ya que el país ha caído con celeridad y la Costa Oeste no es una excepción, sellando la frontera con México y dando a entender que los motivos para llegar allí por parte de Strand en Abigail eran la única posibilidad. Si es que el destino es Mexico, claro. Los Geary son trigo limpio pero esconden un secreto para hacer algo más atractiva la historia. Que Madision fuera consejera en el colegio evidentemente ayuda a que empieza a sospechar ciertas cosas en el comportamiento de la esposa de George, Melissa, con diagnóstico de cáncer. El drogadicto de Nick, en realidad, será aquel que descubra los planes del patriarca ―que está convencido que todo ha sucedido como parte de una corrección de la propia naturaleza y su plan― pasa por dar a su familia unas ‘píldoras de energía’ para que ésta permanezca ‘unida’. Al parecer, el tipo es una de esas personas que se estaba preparando para un momento similar al que está viviendo la humanidad y enseñó a su hijo mayor, Seth, a matar y sobrevivir. Chris tomará unas lecciones gratuitas de cómo masacrar a caminantes con un pico mientras Madison descubre que fue Melissa aquella que dio la señal (a propósito) que les alarmó la noche anterior. Tiene miedo de su esposo y las piezas comienzan a encajar. Del mismo modo que Travis advierte a George que es cuestión de tiempo que una horda de infectados den con ellos… ¿Ha comenzado la temporada de casting para nuevos miembros de la tripulación o simplemente vamos a tener encuentros episódicos hasta nueva orden?


Aunque “Fear the Walking Dead” desea construir un drama a través de sus personajes puede que todavía esté lejos de que nos parezcan completamente atrayentes. Poco importa que veamos a Alicia pintar el tatuaje de su difunto novio en un tablón de anuncios o que Nick reflexione frente a su hermana si el Apocalipsis Zombie fue lo mejor que le pudo pasar a la humanidad; para que así cada noche se pudiera comprobar la huella del hombre en esa contaminación que impedía que pudieran contemplar las estrellas. Interesa evidentemente que los protagonistas se preocupen por sus decisiones morales y Nick sabe que los planes de Goerge pasan por utilizar unas pastillas para que toda su familia muera junta. Madison se da cuenta de que realmente Melissa reclamó su presencia para que salvaran a sus hijos pequeños y de poco importa el debate cuando Willa ingirió una de esas pastillas antes de tiempo. La tragedia es inminente al revivir la pequeña para morder a su madre y aceptar el propio George su destino. El grupo decide llevarse a su yate al pequeño Harry pero Seth y su rifle tienen la última palabra y decide que su hermano se queda con él en la isla. “We All Fall Down” quiere articular su clímax con Melissa, ya transformada en muerto viviente, acechando a aquellos que eran sus hijos en el puerto y haciendo Seth que Harry se despida de Madison y el resto de supervivientes mientras Abigail zarpa de nuevo mar adentro. Seth, finalmente, dispara a aquello que fue su madre mientras que la dirección de Adam Davidson hace hincapié en que Harry finalmente se giró para presenciar el horror. Puede que “We All Fall Down” vuelva a decepcionar a muchos por tomarse su tiempo para desarrollar un drama post-apocalíptico con todas las implicaciones morales de los supervivientes. ¿Merece la pena subsistir en un cosmos en el que la propia naturaleza está en tu contra y ha dictaminado tu sentencia de muerte? ¿A qué aferrarse para poder seguir adelante? Digamos que la historia de los Geary ofrece algunos matices de situaciones que tampoco resultan novedosas en el universo de The Walking Dead. No sabemos si Seth y Harry podrán sobrevivir o si, por el contrario, acabarán tomando juntos esas pastillas de energía para poner fin a todo. La idea es que nos quedemos al mismo rasero y perspectiva que el de los protagonistas de la serie. Al fin y al cabo, la naturaleza siempre gana… aunque esperemos que esta naturaleza siga aburriendo al personal más allá de ciertos posicionamientos ideológicos. En “Ouroboros” (2x03) sabremos qué pasó tanto con Jake Powell y Charlie y el avión en el que viajaban que presumiblemente acabó estrellándose. Ambos fueron los protagonistas de Fear the Walking Dead: Flight 462y aquí el interés pudiera ser comprobar las posibilidades del espectáculo por integrar a personajes que presente a través de las webseries que es capaz de generar. Por esperar que no sea.

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastarfdo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...