jueves, 17 de noviembre de 2016

0

American Horror Story. My Roanoke Nightmare (6x10) Chapter 10: THE END?


¿Hemos conseguido librarnos de la pesadilla o ésta ha de continuar eternamente? El último episodio de “American Horror Story: My Roanoke Nightmare” quiere abrir con su esencia metadocumental remitiéndonos al Paleyfest en marzo de 2016 y el impacto social que puede ejercer la televisión y la ficción, junto a todo ese entramado de realidad vestida de dramatización y efectismo. Esa trituradora de detalles en las relaciones de los personajes y actores son analizadas por el bisturí de ese estilo impuesto por Ryan Murphy y Brad Falchuk en la recta final de la temporada. Volvemos al documento empapado de esa mirada realista a través de todo tipo de cámaras que aporte un halo de realismo y veracidad, como si ese nuevo universo que plantea la antología deseara regenerarse partiendo de una nueva esencia. Al comienzo de “Chapter 10”, décimo episodio de “American Horror Story: My Roanoke Nightmare y ‘finale’, veremos un discurso que nos deja claro que toda serie que aspire a condicionar a las masas ha de tener un gran y populoso número de fans. Precisamente una fanática del show mostrará todo su apoyo a Lee por la injusticia que se ha cometido con ella… sobre todo en internet. Es curioso que esa misma joven sea aquella que refleje ese salto continuado entre (falsas) realidades que propone el episodio, partiendo de un vídeo en Youtube de su canal con más de tres millones de visitas. Ese ‘acercamiento’ hasta anular el contexto (virtual) y simplemente limitar el encuadre a esa ‘realidad’ de la joven pudiera ser la manera de entender esta temporada. Veremos, además, que el discurso de la joven encaja en el leitmotiv de estos diez episodios al establecer el poder e influjo de la ficción/realidad sobre la sociedad a través de los medios y, sobre todo, de internet. Entre hilos de Reddit y los propios vídeos virales, aparece ese cuestionamiento de realidad o ficción. ¿Nos podemos fiar de aquello que nos cuentan y muestran en internet o en la caja tonta? ¿Esas ‘black mirrors’ son transmisores de la verdad o la mentira? El debate posicionó al pueblo estadounidense a plantearse si realmente esos espíritus que aparecían allí eran auténticos o, por el contrario, nadie murió de verdad… Ese eterno interrogante es, en realidad, el icono y marca y seña de esta sexta temporada del cosmos de AHS. Si bien existe una clara controversia, que ha generado y generará tanto ese ‘finale’ como la propia entrega, el espíritu de estos diez episodios ha sido trazar una vuelta de tuerca ante la peligrosa línea decadente de la antología. Ryan Murphy y Brad Falchuk han conseguido aquello que deseaban y buscaban desesperadamente: remontar los ratings y alcanzar unos niveles de audiencia que justificaran la continuidad del espectáculo. Bien, una vez superada la prueba tenemos que hacernos otra pregunta: ¿ha merecido la pena o no “Chapter 10” y, por extensión, la presente temporada? ¿O volvemos a ese juego entre la audiencia de verdad/mentira?

Vayamos al testimonio viral de esa joven para darnos cuenta del germen de esta temporada. ¿Por qué tuvo que volver Lee a vivir ese horror y exponerse? ¿Por qué? En realidad, el siguiente vídeo de Lot Polk con poco más de una docena de visitas revela ese enfrentamiento entre ficción y realidad, con millones de espectadores perpetuando una farsa sin darse cuenta del peligro real y mortal que esconde esa fea, sucia y asquerosa realidad que todos nos negamos a aceptar. Considero que la brillante jugada final de “American Horror Story: My Roanoke Nightmare” es encadenar todo ese cúmulo de farsas, hilvanadas para proyectar un discurso que tampoco desentonaría en Black Mirror: la sociedad actual está condenada a la autodestrucción, a vivir atrapada en una reiterativa trampa que acabará con su existencia pero que, por el contrario, sirve de anzuelo para engancharla. Se pudiera decir que la mansión que adquirieron los Miller es todo un imán para esa lobotomizada colectividad de espectadores que consideran que todo aquello que les fue revelado es una mentira y, por lo tanto, insisten en conocer y hacer frente a una verdad que finalmente acabará con sus propias vidas. En el sentido literal… En cierta forma, la idea es que Lot Polk desvela la farsa que supone también la justicia y, al mismo tiempo, conectemos las líneas planteadas por Murphy y Falchuk: la televisión es una mentira al igual que internet. ¿Ergo la sociedad y todo aquello que engloba también es otra gran representación? ¿Vivimos atrapados en un acto teatral? En “Chapter 10” descubriremos que “Return to Roanoke: 3 Days in Hell” fue incluso más popular que su primera parte y todavía su impacto se siente en esa red que se amolda a esa otra carcasa televisa. Precisamente un documental (“Crack’d”) nos narra la vida y milagros de Lee en ese cosmos en los que los asesinos son convertidos en celebridades. Así de sencillo. Pero, ¿sabía Lee lo que estaba haciendo? Respaldada por los abogados del diablo, toda esa metralla final entre todas las imágenes equipara el concepto de engaño entre ese juicio y la concepción televisiva que lo rodea. 


Evidentemente el testimonio de Flora desentierra un relato sobre fantasmas que es utilizado por la defensa para desacreditar el testimonio de esa niña que inculpaba a su propia madre. ¿O quién pensaba que se iba a condenar en EEUU a una mujer a la que cortaron su oreja un grupo de caníbales que se dieron un festín con su pierna y fue víctima de los efectos alucinógenos de la marihuana que éstos tenían por todo el lugar? Y, tras esa amnistía pública, surge una línea dramática con la que no contábamos o tal vez sí… En cierto modo, la maternidad siempre estuvo presente en esas líneas que unen temporadas anteriores con la presente hasta llegar a ese punto de partida en el que un matrimonio decidió tratar de reinventarse tras perder al hijo que esperaban. Y, en ese enigmático y perturbador escenario, apareció una joven criatura carnal que conectó con otra fantasmal. Aunque los escritores se han ceñido a todo el entramado de gritos, efectos y material gore, podemos entender “American Horror Story: My Roanoke Nightmare” como la historia de una madre que hará todo lo posible para volver a vincularse con su hija. Y todo es todo… Aunque pudiéramos tener dudas respecto a la ironía de que Lee es incluso mejor actriz que aquella que la interpretó, la idea es centrarse en la pérdida de su hija tras todo ese proceso judicial que finalmente la exoneró. Lee se transformó en un monstruo para sobrevivir en un reino de monstruos y, bajo tal leitmotiv, “Chapter 10” repasa a través de un programa de Lana Winters, “The Lana Winters Special” vincula tanto American Horror Story: Asylum con “American Horror Story: My Roanoke Nightmare”. ¿Cuál es el destino de los supervivientes de una masacre? Lee Harris estará siempre asociada con la muerte de tres personas inocentes y de su propio marido. ¿Por qué Lee sigue ahí? Lana Winters mató a su propio hijo, un psicópata asesino antes de que éste la matara y, aunque los casos no son equiparables, ambas están en ese lugar bajo el influjo de esa pantalla que enmarca el alma de ambas mujeres. Lee, en realidad, quiere utilizar el poder de la televisión para dirigirse a su hija, para abrir su corazón y confirmar a la audiencia que hará todo aquello que esté en su mano para recuperarla… Y en “The Lana Winters Special” nos enteraremos de que Flora ha desparecido y que Lana parece responsabilizar en directo a Lee de tal hecho. Los problemas son mayores cuando Lot llega al programa de televisión para comenzar a asesinar prácticamente a todos. La televisión, no obstante, se convierte en un hechizo para que incluso Lana trate de llevar al peligroso caníbal a su terreno. El problema es que un golpe con su arma en la cara de la periodista dejará a la misma inconsciente y Lee tendrá que enfrentarse, de nuevo, a ese monstruo que desea tomar la justicia por su propia mano. El problema es que la policía fusilará a Lot en directo para conectar de nuevo con ese desenlace que se produjo en “Return to Roanoke: 3 Days in Hell”. ¿Todo está condenado a volver al mismo punto? ¿A ser una tomadura de pelo como el anunciado cameo de Matt Bomer?



Vayamos a “Spirit Chasers” como parte de ese formato en el que distintas piezas documentalistas, a modo de programa televisivo, nos transportan a la nueva Luna de la Hierba Moribunda a un baño de sangre en ciernes por esos cazadores de fantasmas que no dudarán en traspasar una propiedad vallada para revelar su estupidez congénita. Como “Chapter 10” también desea apuntalar ciertos toques de humor, la aparición de Ashley Gilbert (el actor que interpretó a Cricket Marlowe) propicia que tengamos más momentos divertidos antes del horror que allí de nuevo va a ser desatado. La cuestión es que Lee aparecerá en el lugar a buscar a su hija y dar un material brutal a esos ‘cazafantasmas’ que no van a durar demasiado dentro de ese programa de televisión bañado en sangre en cuestión de minutos cuando La Carnicera, Piggy Man o el resto de espectros hacen acto de presencia. Tras esa nueva hecatombe, pasamos a un reencuentro de madre e hija para dirigirnos a un secuestro televisado que en cierto modo se fusiona con ya el definitivo punto de vista de la propia serie. “American Horror Story: My Roanoke Nightmare” se revela, por fin, como “American Horror Story” dentro de ese nuevo plano de filmación para conjurar su despedida. El resto de actores hacen acto de presencia en los platós televisivos como parte de esa gran burla mediática. En realidad, el mecanismo es que las últimas piezas de ese dominó metaargumental vayan cayendo y que veamos cómo todos los supervivientes de “Return to Roanoke: 3 Days in Hell” surgen ante esa climática luna sangrienta y, así, amoldar esos fantasmas a otros que viven dentro de nuestras pantallas. Una convaleciente Lana Winters, por ejemplo, revela que la vuelta de tuerca del conflicto de Lee Harris es su hija Flora para servirnos nuevamente de guía. Y, de este modo, veremos cómo Lee está dispuesta a sacrificar su propia vida para que su hija siga con vida y que ella misma ocupe el lugar que la pertenece junto a su mejor amiga Priscilla para ejercer como esa madre que nunca pudo ser. Posiblemente todo ese final recuerde a parte del desenlace de “The Living and the Dead” y la idea es que Flora pueda visitar tanto a Lee como a Priscilla siempre y cuando no haya Luna de Sangre. De este modo, el plan de madre e hija es hacer volar la casa por los aires (en el sentido literal) para que un tiempo prudencial antes, Flora salga de la mansión de los horrores y sea escoltada por un coche patrulla lejos del fatídico lugar. Allí permanecerá su madre eternamente junto con Priscilla, encontrando ambas aquello que buscaban entre una bruma y niebla que se fusiona con ese humo generando por el incendio antes de la explosión de gas. El problema es que la Colonia de Roanoke se acercará a ese lugar a despedazar a todos aquellos alrededor de esa gran fogata que es el epicentro del mal: periodistas sensacionalistas, policías incompetentes y, por supuesto, ese público idiotizado que vive atrapado en una gran farsa. Otra cuestión es entender esas mismas reglas fantasmales que tampoco entendimos enAmerican Horror Story: Murder Housecon personajes capaces de transformarse en espectros a voluntad y ver cómo esas decenas de personas que murieron en esta recta final de temporada fueron incapaces de conseguirlo… o se encuentran en otro lugar pasando de todo ese sangriento y engorroso asunto de seguir a la Colonia de Roanoke con sus antorchas. ¿O hay que comerse un sanguinolento y jugoso corazón servido por la Bruja del Bosque? Puede que la clave la vuelva a ejercer la propia televisión ya que si uno se fija Lee escapa de ese espectro documentalista en los minutos finales del episodio, como si el cierre de “Chapter 10” propusiera que la verdadera ficción (AHS) ofrece la respuesta a la eternidad. THE END? Al fin y al cabo, se trata sólo un espectáculo y farsa… ¿verdad?



A continuación, las reviews de esta temporada:

 6x01 “Chapter 1
 6x02 “Chapter 2
 6x03 “Chapter 3
 6x04 “Chapter 4
 6x05 “Chapter 5
 6x06 “Chapter 6
 6x07 “Chapter 7
 6x08 “Chapter 8
 6x09 “Chapter 9

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...