miércoles, 30 de noviembre de 2016

0

The Flash (3x08) Invasion!: Esta vez sí… ¡Comienza el mega-crossover Heroes vs. Aliens!


Tras ese conato de inicio en Supergirl, que quedó relegado a simple marketing, podemos ya afirmar que “Invasion!”, octavo episodio de la tercera temporada de “The Flash”, ha dado el pistoletazo de salida a ese gran crossover anunciado de todos los espectáculos de The CW. Con el Team Arrow, Team The Flash, las Leyendas (del Mañana) y Supergirl, la franquicia dedicada a la superheróica televisiva ha entrado en una inusitada fase de diversión y posibilidades. Amparándose en los eventos de ‘¡Invasión!’, crossover de DC Comics publicado en los años 1988 y 1989, los Dominadores van a hacer acto de presencia para poner todos universos de las series de la cadena patas arriba. Posiblemente todos esos cosmos tienen numerosos elementos independientes puestos en marcha y los escritores parecen más preocupados de apuntalar conflictos y arcos argumentales que de dar protagonismo a esa violenta raza alienígena con una gran tecnología avanzada que ha aterrizado en la Tierra. Es obvio que el ‘flashpoint’ sigue trayendo a Barry Allen por la calle de la amargura y el mensaje que dejó en el futuro en la Waverider va a ser revelado para desatar una crisis de liderazgo y confianza. En cierto modo, he aquí también un relevo de Oliver Queen para que su amigo de Central City comience a tomar las riendas de su propio destino, como si Green Arrow se estuviera preparando para poder desprenderse un día de su antifaz y dedicarse en cuerpo y alma a defender su ciudad desde un plano netamente político y burocrático. Esos cambios realizados en la línea temporal también nos va a traer al frente del poder narrativo al Dr. Martin Stein, que va a ser partícipe de las alteraciones que provocaron sus acciones al encontrarse con su yo pasado. Es también evidente que van a existir cambios respecto al material original en pos de facilitar la continuidad y cohesión de los espectáculos de The CW unificando conceptos seguramente por falta de presupuesto. La llegada y supuestas intenciones de invasión de estos ‘Dominators’ van a ser, por lo tanto, la causa de que Barry Allen tenga que llamar a todos sus aliados para hacer frente a una gran fuerza malévola que amenaza con destruir todo y a todos. Mientras que el entrenamiento de Wally West y la vuelta oficial de lugar construido por Harrison Wells sigue siendo objeto de debate en S.T.A.R. Labs, una alerta supondrá que The Flash se tope con una nave alienígena accidentada en el planeta Tierra y que una horda de Dominadores salgan corriendo haciendo acto de presencia… ¿Podrá detenerlos? ¿Será suficiente una alianza de héroes para detener a los ‘aliens’? Repasemos esta ‘primera’ parte de “Invasion!”. 


El entrenamiento de Wally West es uno de los focos dramáticos junto a esa gran crisis de confianza (e incluso de amistad) entre Cisco Ramon y Barry Allen. ¿Podremos tener un punto de encuentro o las distancias entre ambos son ya abismales para una reconciliación? Un aviso de alarma vía satélite va advertir a nuestro protagonistas en S.T.A.R. Labs que un objeto volador no identificado se aproxima a Central City. ¿De verdad que alguien puede creerse que sea un meteorito a estas alturas? Con en el encuentro de los aliens sobre la mesa y la intervención de militares (y otras fuerzas de seguridad gubernamentales), Lyla va a informar a The Flash que esos extraterrestres se denominan Dominators y visitaron ya la Tierra durante los años 50 secuestrando a algunos terrícolas presumiblemente para hacer experimentos no sin antes desaparecer. El problema es que un mensaje enviado de advertencia a los seres humanos hace pocos meses dejaba claro que cualquier clase se resistencia sobre su inminente visita no sería ‘aconsejable’. También sería absurdo que The Flash iba a echarse a un lado para que los gobiernos del planeta trataran la crisis aunque es obvio que el tema le viene grande a Barry Allen. Y, aquí, surge toda esa línea ya avanzada en sus preliminares reclutando a un gran (y grandioso) equipo de superhéroes con el que desafiar la supremacía de esos alienígenas. Aunque no nos creemos mucho que Vigilante sea un problema para Oliver Queen y John Diggle, el rescate de The Flash va a servir para que tengamos ya los primeros efectos especiales de su supervelocidad y dispongamos de cierta comicidad con las arcadas de Spartan. Con Felicity uniéndose a la elaboración del plan para juntar a todos e incluso la colaboración de Thea (¿quién querría perderse un enfrentamiento contra alienígenas?) tenemos ya todo ese material para que el equipo se una y el crossover se ponga a funcionar.



Reunidos en lo que será el Hall of Justice (Salón de la Justicia), Las leyendas (sin Vixen ni Steel) y Supergirl (que por fin descubriremos que se encuentra en Tierra-38) se reúnen con Team The Flash y Team Green Arrow para que Kara y su buena memoria hagan las oportunas presentaciones. Es hora de ponerse al día. Leonard Snart está muerto (por si alguien no lo sabía) y Barry va a tener que lidiar con sus problemas de liderazgo y el rechazo de Cisco. También vamos a escuchar el mensaje de Barry Allen en que el ‘flashpoint’ no solamente ha afectado al presente sino al futuro… ¿De verdad que Barry puede llegar a ser no confiable? ¿Tiene razón Oliver al señalar que deben enfrentarse uno a uno a cada problema de ciencia ficción que se ha presentado delante suyo? Supergirl va a entrenar a los superhéroes mientras Lyla va a recibir sus primeras amenazas de ese misterioso hombre, interpretado por Donnelly Rhodes, que nos recuerda a El Fumador de Expediente-X… ¿Será el topo de los Dominadores? Los alienígenas, desde luego, tienen su propia agenda que pasa por secuestrar al presidente e iniciar una serie de acciones para atraer a los superhéroes. Y no, no esperen un enfrentamiento directo con los villanos de la función cuando las intenciones son entretenernos con otro tipo de batallas… Y es que los escritores en “Invasion!” parecen más preocupados de atar cabos sueltos y desarrollar conflictos previos como los intentos de Wally para convertirse en Kid Flash y conseguir que Harrison Wells comience a entrenarlo… con alguna oposición previa. Al fin y al cabo, ambos personajes parece ser las ovejas negras del grupo siendo cuestionados e incluso humillados constantemente por el resto. Ambos tienen potencial y la unión hace la fuerza. Por parte de Caitlin Snow tendrá que lidiar con el enfrentamiento interno con su álter ego mientras que el Dr. Martin Stein descubre que tiene una hija por los cambios que hizo sin darse cuenta en su propia línea temporal. Todo se complica cuando Cisco descubre esa grabación del futuro de Barry (dejada a plena vista de un modo ridículo y absurdo) para que así el ingeniero mecánico exponga al que era su amigo y trata de destruir su liderazgo. No obstante, es un poco ridículo que Diggle acuse a Barry de borrar a su hija de su vida cuando aquí de lo que se pudiera hablar es de un cambio de sexo… La cuestión es que el grupo se separe y que Heat Wave vaya a trollear a Supergirl para ponerla el mote de ‘Faldita’. En cierto modo, Mick Rory está para eso… y los guionistas para lanzarlos algo de fanservice warsiano con el clásico ¡ES UNA TRAMPA!… Y es que los aterradores Dominadores van a utilizar al Presidente de los EEUU como un simple cebo para desintegrarlo a lo “Mars Attacks!” y conseguir hacerse con el control mental de todos los superhéroes allí reunidos. Ni siquiera que Heat Wave llame a Supergirl por su nombre ayudará… 


No es ninguna novedad dentro del cosmos de The CW esos enfrentamientos entre superhéroes cuando el primer crossover entre Arrowy “The Flash” se basaba precisamente en eso. No obstante, ambos ‘veteranos’ protagonistas conversan delante de ese artículo de ese periódico de 2024 en el que The Flash se desvanece… Algo ha hecho el ‘flashpoint’ para que Julie Greer sustituya a Iris West en la autoría de tal pieza periodística. ¿Significa que Iris está en peligro o que dejó su profesión para otra finalidad mayor? La cuestión es Barry se enfrente a esa gran crisis existencial y personal por el ‘flashpoint’ siendo la idea que Oliver Queen sirva de apoyo a Barry y unifiquen sus conflictos debido a que ambos ahora ya son huérfanos y se parecen más de lo que piensan. Todas las acciones de las personas afectan a otras y he ahí la realidad. Un poco podemos sentir ese enfrentamiento entre Savitar (Dios de la velocidad) y el propio Barry Allen, como si ya intuyéramos que el gran villano de la temporada pudiera ser el propio protagonista de la serie convertido en esa deidad que deseaba controlar toda la línea temporal. Como de “Invasion!” ha de tener su gran cuota de acción el enfrentamiento entre Green Arrow meets The Flash vs. ‘Todos los demás’ cubrirá la recta final del episodio, culminando en los intentos de Wally por ayudar a sus amigos y el plan de Barry por utilizar a Supergirl para destruir ese dispositivo que ha controlado a todos. Los Dominadores son, por lo tanto, una gran amenaza y ahora los superhéroes van a tener que ir con cuidado… Pese a todo, esos villanos van un paso por delante de los protagonistas y abducirán a White Canary, a Spartan, Speedy, Atom y Oliver Queen sin que Barry Allen pueda hacer algo para detenerlo. Esa luz fue demasiado rápida y la elección no es baladí teniendo en cuenta que la celebración del episodio número 100 de “Arrow” va a ser una reunión de todo el reparto de la serie de The CW. He ahí la próxima parada de “Invasion!” que esperamos ansiosos… 

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...