domingo, 17 de marzo de 2013

1

Jack el caza gigantes: Cuando seas reinona… comerás huevos (de gigante, claro)

“Jack el caza gigantes
EEUU
Director: Bryan Singer
2013
Título original: “Jack the Giant Slayer”

Sinopsis (Página Oficial):

“Jack el caza gigantes” es una adaptación adulta del popular cuento de ‘Las habichuelas mágicas’ y nos cuenta la historia de una antigua guerra que se reactiva cuando un joven granjero, sin ser consciente de ello, abre una puerta entre nuestro mundo y una aterradora raza de gigantes. Sueltos por la Tierra por primera vez en siglos, los gigantes se esfuerzan por reclamar la tierra que una vez perdieron, obligando al joven Jack a entablar la batalla de su vida para detenerlos. Luchando por un reino, por su pueblo y por el amor de una valiente princesa, se enfrentará cara a cara con unos incontenibles guerreros que pensaba que solo existían en las leyendas y, de esa manera, tendrá la oportunidad de convertirse él mismo en una leyenda.

Crítica Bastarda:

No he entendido la película. O sea, que Felix Baumgartner cuando se tiró desde la estratosfera realmente se empotró y se vertió sobre el mundo de Los Gigantes o toda la cosa fue un tongo. ¿O lo es esta película? Por favor, que alguien me lo explique urgentemente que no entiendo nada-de-nada. Estamos en marzo y ya tenemos la John Carter de 2013: casi igual de cara y me atrevería a decir con incluso menos taquilla a estas altura… ¡Y ambas se pasan la gravedad por el forro! Sí, huele a fiasco y para colmo es todavía mucho más sosa, anodina y olvidable. ¿¡Más!? ¡Por lo menos Taylor Kitsch y la princesita made in Mars enseñaban chicha y la película tenía una buena banda sonora! Comparada con ésta es hasta una obra maestra del entretenimiento… Aquí, no se huele a Marte —aunque el argumento sea totalmente marciano— y sólo apesta a tierra y mojón… porque vaya mojón de película que ha ‘plantado’, cual pino, Bryan Singer… Nunca parece tener claro el target al que está dirigida: ¿demasiado infantil cuando se buscaba epatar a los adolescentes? ¿Demasiado tontorrona simple y tópica-típica para el público adulto? ¿Demasiado absurda incluso para ser un propio cuento?


Lo que queda claro es que Hollywood no atina a niveles de calidad y ganarse al público con una película basada en cuentos populares con actores reales. Ni las Blancanieves de Tarsem Singh ni Rupert Sanders, ni la Caperucita Roja de Catherine Hardwicke, ni los Hansel y Gretel de Tommy Wirkola, ni el País de Oz de Sam Raimi o la Alicia de Tim Burton. Ninguna se ha ganado a los espectadores más allá de que paguen la entrada y convertirse, como mucho, en éxitos de taquilla. La diferencia es el enfoque: tal vez no habite la pretendida épica en los cuentos populares y lo suyo sea darles forma paródicas como Shrek —o su reciente spin off El gato con botas o de melodrama y serial como Érase una vez de la ABC más allá de la acción a lo policiaco de Grimm de la NBC. El problema de “Jack el caza gigantes” es que las anteriores propuestas sí sobresalieron, en mayor o menor medida, en la taquilla internacional y la película de Singer ‘canta’ una de las peores canciones y mayores hostiazos en caída libre de los últimos años. O sea, como Felix Baumgartner sin paracaídas.


Pensaba yo, inocente de mí, que lo peor en esta vida era ser meretriz y lamer los escrotos de un gigante como si fuera un gran e interminable regaliz. Me equivoca… Lo peor es aguantar despierto “Jack el caza gigantes” y no confundirla con su propio mockbuster. Me imaginaba, también, que iban a hacer una revisión de “Jack the Giant Killer” (1962) —prima bastarda de “Jasón y los argonautas”— y no una película que trata sobre ponerse tanto de rodillas… y de ser una reinona… preguntando quién está detrás de tu culo. Luego está lo de ‘no mojar’ las judías que es muy de “Gremlins”, ¿no? Las vidas de Jack e Isabelle son en montaje paralelo y sus conflictos, pese a coronas y distancias, son los mismos. A nosotros, nos da lo mismo… Porque da lo mismo que seas el plebeyo más soso del reino, que Hans Christian Andersen se revuelva en su tumba, que no se expliquen por qué no hay gigantas, el ciclo reproductivo y alimenticio de dicha mitológica especie —¿no deberían ser vegetarianos, estar en los huesecillos con tan poca ‘canne’ que llevarse a la boca o practicar el canibalismo extinguiendo la especie?— en un reino únicamente entendible (y hendible) en el universo de Dragon Ball o Mordor. Al menos aquí Ewan McGregor sale más que en Lo imposible”… y al igual que la película de Bayona sólo le falta volar para parecerse a Superman. No obstante y en esta producción, casi lo logra y todo… Pero lo peor de todo —y lo que convierte a este filme en mojón con semillas— es que al final nos enteramos de que es la precuela de “Guillermo y Kate: Una historia real”… Y, sí, se nos queda la misma cara (y única) de Nicholas Hoult en toda la película.

1 comentario:

  1. Holaa! pregunta urgente! Roderick resulto ser un traidor que quiere conquistar el mundo ¿con que objeto pretende hacerlo? ¿lo logra? ¿porque? graciias

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...