domingo, 31 de marzo de 2013

1

Please Like Me: Tartas y tortazos

Serie de TV
“Please Like Me
Australia
2013

Sinopsis (Página Oficial):

Escrita y protagonizada por el joven comediante favorito de Australia, Josh Thomas, llega la única y honesta serie de comedia dramática “Please Like Me”. Con su 21º cumpleaños a la vuelta de la esquina, la vida por fin parece tomar sentido junto a Josh (Josh Thomas). Él comparte una casa con su mejor (y único) amigo, Tom (Tom Ward), su perro, John, y el conejo de Tom. Pero los acontecimientos de un solo día lanzan su mundo al caos. Ha sido abandonado por su novia, Claire (Caitlin Stasey), y sale del armario con un hombre decididamente extraño pero muy atractivo, Geoffrey (Wade Briggs). Debido al divorcio, su madre Rose (Debra Lawrance) toma una sobredosis de analgésicos. Josh se ve obligado a regresar a la casa familiar para vigilarla. Si eso no es suficiente tendrá que lidiar con su padre Alan (David Roberts), que se siente culpable por el intento de suicidio de ex esposa y trata torpemente de ocultar a su nueva novia mucho más joven que él, Mae (Renee Lim). Todo supera a aquello que Josh había planeado —que era simple y justamente servir una sabrosa cena…

Crítica Bastarda:

Confirmado,Girlsde Lena Dunham ha hecho mucho daño al subconsciente seriéfilo colectivo. No es que la serie que monopolizan tanto a nivel interpretativo como de escritura dos comediantes australianos (Josh Thomas y Tom Ward) y dirigida por Matthew Saville sea una respuesta a las vivencias neoyorkinas de Hannah Horvath. Tampoco es un pretexto ni la idea, aunque vivamos en tiempos de zorroneodependencia. Desconozco también si podamos llegar a ver un remake americano de “Please Like Me”: ¿suficientemente petarda para complacer al público de The New Normal? ¿Demasiado mojigata después de “Queer as folk”? ¿Suficientemente inteligente y divertida para tener un espacio propio en una cadena de cable como FX? Lo siento, veo esta serie desde cierta intrascendencia más allá de una inexistente competición de ombligos.


Es admirable y meritorio que la televisión australiana siga el ejemplo británico de BBC, Channel 4 y similares y que sus series tengan seis capítulos por temporada. Otra cuestión es que el foco de inspiración se ciña más a los patrones que impone la ficción norteamericana. En “Please Like Me” interesa la dramedia que plantea sobre divorcios, suicidios, abortos, desamor y muerte y fugaces y brillantes recursos de guión para voltear las trágicas situaciones en instantes cómicos… Aunque después de ver los seis capítulos que componen la primera temporada de la serie de Josh Thomas me he quedado igual que empecé. Lo primero es que me pone muy nervioso el pelo de Thomas: el pobre se está quedando calvo y se coloca el flequillo a lo Anasagasti y José Oneto y provoca más pena que otra cosa. También cierta grima porque siempre he pensado que podría saltar a cámara la rata que lleva puesta en la cabeza... Y lo segundo es que no me creo la serie. ¿Estudiando para ser un Licenciado en Industrias Creativas? ¿Estudiando? ¡Pero si no se le ve con un libro en toda la primera temporada! Por no decir que NADIE se puede creer que este tipo se haya ligado y calzado a Caitlin Stasey


La serie trata sobre tartas y tortazos de la vida, sobre madurar, encontrar un lugar en el mundo y el temor a ser penetrado analmente por un trozo de carne antes de cumplir los 21. Nada nuevo. Puede interesar también que se pretenda una catarsis gastronómica con títulos de comidas en cada capítulo partiendo desde sus títulos de crédito… aunque realmente el buen culinario quede cocinado en comida basura. Argumentos trillados y bases argumentadas explotadas hasta la saciedad son una mala base para meter en el horno. No obstante —y pese a no ser ni tan divertida ni tan sorprendente como podría— se agradece que los diálogos queden esquematizados a sexo oral, falos y enfermedades de transmisión sexual. De hecho, el auténtico sketch de esta dramedia es el dibujo que hizo Tom Ward para la cuenta de twitter de la serie… ¿Una imagen vale más que cien penes?



En definitiva, los episodios (y esta serie) están titulados con nombres de comida aunque tampoco son para comérselos… Esperaremos a un relevo english, petardo y gay en London con una versión post-adolescente de Jarvis Cocker repleta de iniciación sexual rectal, comentarios ácidos y referencias pop. Aquí el ‘pop’ lo ponen con una canción pedorra-petarda como catarsis grupal reincidente y habitual: ‘5, 6, 7, 8’ de Steps… Sí, para salir corriendo en 4, 3, 2, 1…

1 comentario:

  1. Me encantó la serie! Qué bien que hayan decidido renovarla. Aquí os dejo un post que le dediqué a ésta y a otra dramedy ;)

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/03/esas-comedias-tristes-ii.html

    Saludos!

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...