sábado, 2 de mayo de 2015

0

The Royals: Zorroneo, bótox, drogas y otras 'reales' caricaturas

Serie de TV
“The Royals”
EEUU
2015

Sinopsis (Oficial):

Drama sobre una ficticia familia real británica establecida en la actual Londres, que viven en un mundo de opulencia donde la tradición regia abastece a todas y todos los deseos, pero que también viene con una etiqueta de precio del deber, destino y un intenso escrutinio público.

Crítica Bastarda:

“The Royals” arranca con Elizabeth Hurley reafirmando su realeza: ella es la Reina y siempre está preparada… aunque, pasados dos minutos, ya no está preparada para escapar de tanta algarabía. La primera serie con guión de E! network nos remite desde sus primeros diez minutos a un carrusel de carne musculada, ropa interior de diseño aderezado con una orgía de sexo, alcohol y cocaína. Con ellos llegó el escándalo, la anarquía en la monarquía. La Reina Elena repasa titular: ‘Orgía de Eleanor’, ‘Flash Dance’, ‘Felpudo Real’. Y es que nos enteramos que la princesa Eleanor se comporta como una prostituta mientras que su otro vástago se acuesta con una plebeya y la hija de un empelado… Todo es drama, todo es kitsch envasado en pachuli. Y si alguien quería teatro, llegó la tragedia. La muerte del príncipe Robert, el primogénito, aterriza como una maldición en la onda de Lady Di y antes de que las garras de Kate Middleton se posaran sobre el dorado y resplandeciente trono, sobre esas alfombras rojas empapadas, según esta serie, en puro vicio, maldad y perversión.


En “The Royals” todo está demasiado subrayado: líneas de culebrón, amores prohibidos, sátira con olor a resaca, pasado tróspido. Pudiera ser una revisión contemporánea de “María Antonieta” de Sofia Coppola y “Los Tudor” de Showtime, pero se pierde en el capricho más efímero y menos sutil, en el soundtrack de descarte de radio-fórmula, en el rimbombante más plano, en el encuadre menos vistoso. El catálogo de estas caricaturas ridículas nos lleva al duelo por la muerte de un hijo reducido a zorroneo, bótox y pura imagen y guión. Todo hueco o estirado… como el rostro de Elizabeth Hurley y la vagina de su hija en la ficción. El Rey quiere pedir al parlamento un referéndum para abolir la monarquía y surgen unas líneas de diálogos que insultan a la inteligencia de cualquier espectador: 

¿Qué significa eso exactamente?

»Eso significa que tendrás que buscar un trabajo. Una votación, idiotas, para erradicarnos. Para eliminarnos.

Sí, ¿pero quién vota?

»La gente.

Pero no pueden hacer eso. Quiero decir, son gente. Sabes, y nosotros somos, como, ‘nosotros’. 

»Pueden y lo tienen. ¿Has oído hablar de América?

Pero… no quiero ser americano. No quiero andar por ahí como Justin Bieber sin camiseta y con los pantalones caídos.

»Es canadiense.

Incluso peor. No pueden hacernos canadienses, ¿no, papi? ¿Canadienses y pobres como Justin Bieber?


Si alguien esperaba saber cómo se podría esnifar una serie de ficción sobre las Kardashians ya tiene aquí algo de material cual farlopa adulterada. Aunque, ¿todo ese caos amparado en el posturero y en el cutrerío no era lo gracioso de los realitys más tróspidos? Kitsch hasta el vómito arcoíris y tan picante como un tupersex en un geriátrico, en “The Royals” no falta felación insinuada por una doncella, asesinatos, chantajes, sex tapes y, por supuesto, paparazzis. No tengo ni ganas de esperar a Joan Collins —nadie entiende por qué no asistió al funeral real del piloto para llorar la muerte de su nieto— o ver si se “The Royals” se transforma en una revisión estúpida de “Melrose Place” sobre las intrigas de palacio de la Corona británica aunque, al final, todo acaba resumido en diálogos de patio de colegio. Lo que sorprende es que el autor de los mismos sea Mark Schwahn, creador de “One Tree Hill”. El show, no obstante, resulta ideal y esclarecedor para republicanos y adictos al chiste real fácil y frívolo. Para aquellos que, en definitiva, se limpian el culo con la prensa amarilla y después lo utilizan como mantel. 

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...