lunes, 5 de enero de 2015

3

Perdida: La asombrosa Amy

“Perdida”
Título original: “Gone Girl”
Director: David Fincher
EEUU
2014

Sinopsis (Página Oficial):

En un caluroso día de verano, Amy y Nick se disponen a celebrar su quinto aniversario de bodas en North Carthage, a orillas del río Mississippi. Pero Amy desaparece esa misma mañana sin dejar rastro. A medida que la investigación policial avanza las sospechas recaen sobre Nick a pesar de que él insiste en su inocencia. Es cierto que se muestra extrañamente evasivo y frío, pero ¿es un asesino?

Crítica Bastarda:

“Perdida” está articulada sobre la imagen de una mujer, de la asombrosa Amy. El contraplano —ubicado en la mirada de su esposo Nick (y el propio espectador)— es el contexto que determina si estamos ante un amansado animal o un depredador. Esa formulación de la relación de una pareja y matrimonio bajo el manto de un suspense (y comedia negra) son las virtudes tanto del bestseller escrito por Gillian Flynn como del film que adapta entre brumales cinematográficos, prácticamente invisibles, David Fincher. Esa historia de amor esconde una brillante sátira sobre la sociedad capaz de oscilar entre el melodrama y el thriller, como si tuviera (sin saberlo) en la mirilla a “Los asesinatos de mamá” de John Waters; por someter bajo un tratamiento ácido y repleto de humor negro el american-way-of-life y todo el idílico tratamiento del matrimonio, familia y la (in)consciente devoción de la sociedad estadounidense (y medios) ante el juego de verdugos y víctimas. El análisis de “Perdida” implica que tengamos que destripar su propio argumento, someter la historia a un debate y autopsia en la que el propio espectador se convierte en forense como responsable del frío y gélido cuerpo inerte que tiene ante sus ojos. ¿Hasta qué punto podemos abrazar esos impávido restos para comprobar si su mirada esconde la vida o la propia muerte? 


El punto de partida del film es precisamente un aniversario de boda, provocando que los flashbacks sitúen esos márgenes de fantasía (y mentira) en la relación de amor de una pareja. De hecho, la idealización es el leitmotiv brumoso de la propuesta. Amy y Nick acaban por sublimarse y hacerse tan etéreos (y ficticios) el uno para el otro que un golpe de efecto provoca que solidifique tanto ellos como su relación. Su matrimonio ha pasado del vapor al hielo y empieza resquebrajarse, a romperse y revelar que ese ideal era un espejismo. Pero toda esa abstracción —y el peligro de revelar que Nick como Amy eran y son, en cierta medida, sociópatas a nivel emocional, psicológico e incluso físico— también refleja una sociedad que dictamina quién es la víctima y el asesino, que queda atrapada en su propia mentira creyéndose cualquier absurda versión y relato repleto de lagunas a tal efecto. La asombrosa Amy es ese icono (e ideal) que varias generaciones han visto crecer. Ella será siempre la doncella y la personificación de la inocencia… aunque esconda la más macabra y sibilina alma en su interior. 


“Perdida” hilvana varias tramas de telefilms de sobremesa, pulidas y remachadas por el talento visual de Jeff Cronenweth y la atmosférica banda sonora Trent Reznor y Atticus Ross. David Fincher está en las sombras, perdido, esfumándose constantemente e invisible al foco autoral. Considero que es bastante superficial aferrarse a esa crítica argumentada sobre que Gillian Flynn desbancó a “Cincuenta sombras de Grey” en EEUU de la lista de bestsellers ya que la propia forma (y formato) acentúan el discurso generalizado del film. Ni siquiera considero que exista una lectura sobre el feminismo en la propia adaptación que ha escritó Flynn porque nos encontramos ante el propio canon y arquetipo del lugar común que tanto hemos realzado. Muchas veces se habla de sofisticación o de la introducción y reverencia a Hitchcock pero se olvida, en cierto modo, que toda la mecánica de la propuesta —ese eje fundamental diseñado— queda sintetizada en esa mirada de Amy. Nosotros elegimos entre el amor y el odio escondido, entre aquello que presuponemos y la otra oculta realidad e historia camuflada y secreta. Esa ambivalencia de ‘asombrosa’ que identifica a Amy es el gérmen de “Perdida”. Finalmente el film habla sobre el misterio de la identidad enterrado en la memoria, de ese melodrama que habita en toda relación al temer el inevitable cambio y transformación de la pareja. Esa mirada desparecerá, como una nube pasajera… y nunca podremos volver atrás, salvo al recuerdo de ese revesado punto de vista cuyo significado quedará inevitablemente atrapado en el contexto. Y nosotros, como parte de la sociedad guiada por los mass-medias y los gurús del sensacionalismo, somos parte del mismo.

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

3 comentarios:

  1. Me gustaron mucho los giros argumentales de la pelicula, Aunque algunos algo predecibles . Pero no entendí el propósito de ese final .. acaso era dejar abierta la posibilidad de una secuela?

    ResponderEliminar
  2. Lo que no entendí de la personalidad de Amy es porqué al final quiere volver con este hombre tan básico, patético y aburrido... siendo ella tan especial y culta.
    Al principio fue pura venganza, y es entendible y justo... pero luego, toda esa obsesión por él... no tiene sentido.
    Tampoco entendí el final...
    Debo ser una chica muy cool.
    MC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo MC que sí tiene sentido teniendo en cuenta que, tal y como se indica al final de la película, ambos son tal para cual, como una media naranja que se complementa. Hagan lo que hagan, están condenados a permanecer juntos aunque todo sea una farsa artifical. Amy, además, descubre en Desi Collings (Neil Patrick Harris Harris) que más vale lo malo conocido...

      Como sátira tiene bastante sentido todo lo que ocurre...

      Creo que no entender el final no es sinónimo de ser 'cool' aunque cada uno puede entender lo que quiera entender (incluido el concepto de 'cool').

      Siempre queda más 'cool' decir que uno entiende una película (aunque no haya nada que entender o uno entienda algo que nadie haya entendido en el multiverso de los entendimientos) :P

      Gracias por el comentario y saludos bastardos.

      Eliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...