sábado, 12 de enero de 2013

4

Django desencadenado: Brutal, genial y bastardo revolver cinematográfico

Django desencadenado”
(2012)
EEUU
Director: Quentin Tarantino
Título original: Django unchained”


Sinopsis (Página Oficial):

La historia de “Django desencadenado” está ambientada en el Sur de los Estados Unidos, dos años antes de estallar la Guerra Civil, el Dr. King Schultz en un cazarrecompensas de origen alemán que sigue la pista de unos asesinos: los hermanos Brittle. Para lograr su objetivo busca la ayuda de un esclavo llamado Django (Jamie Foxx). El poco ortodoxo Schultz se hace con Django bajo la promesa de dejarlo en libertad una vez que hayan capturado a los Brittle, vivos o muertos. El éxito que obtienen en su cometido hace que Schultz libere a Django, pero ambos deciden no separarse y seguir juntos su camino. Django perfecciona su destreza como cazador con un único objetivo: encontrar y rescatar a Broomhilda, la esposa que perdió hace tiempo en el mercado de esclavos. La búsqueda de Django y Schultz finalmente los lleva hasta Calvin Candie, propietario de la infame plantación ‘Candyland’. Bajo falsos pretextos Django y Schultz exploran las instalaciones y despiertan las sospechas de Stephen, el esclavo de confianza de Candie.

Crítica Bastarda:

1. Hasta que llegó su hora

Muchos consideran que a Tarantino le llegó su hora en “Kill Bill”: la suma de referencias, el pastiche de tonos y la división del tomo-cinematográfico-pop-oriental convirtió la pieza mutante en un inmediato objeto de culto… pero también de odios. Sabe que no puede sorprender ya al espectador con originales estructuras narrativas y sus últimas referencias eran demasiado evidentes: “Female Prisoner”, “La novia vestía de negro” y “Lady Snowblood” para la venganza de Beatrix Kiddo y “Faster, Pussycat! Kill! Kill!” y “Punto límite: Cero” para sus delirios ‘grindhouse’ en “Death Proof”. Ahora ha decidido iniciar una nueva andadura marcando cimas dentro de géneros explotados para reinventarlos bajo su estilo, forma de superproducción y mandato de serie B. ¿Se ha hecho alguna vez una película bélica ambientada en la Segunda Guerra Mundial que hable del nazismo como “Malditos Bastardos”? ¿Veremos un western que narre la esclavitud en EEUU como “Django desencadenado”?


Tarantino siempre ha conseguido dejarse balas en la recámara, apartar proyectos malditos y reconvertirlos pasado el tiempo en afiladas y letales balas que salen de la pantalla dispuestas a quebrantar nuestros corazones. Esta vez parece quitarse la espina de la adaptación de ‘40 Lashes Less One’ de Elmore Leonard, donde a dos condenados a muerte en la prisión de Yuma —uno negro y otro mestizo Apache— se les da una última oportunidad de libertad teniendo que dar caza a los cinco forajidos más peligrosos del Oeste. Ahora, debe enfrentarse a su eterna constante en su propio género: Sergio Leone. Finalmente “Django desencadenado” es puro Leone y puro Tarantino, pura pólvora incandescente prendida por la llama de Peckinpah, la auto-parodia-y-referencia y empapados de sangre de subgéneros. Es ese maldito y bastardo revolver cinematográfico que ansiaba la revalorización del género. Pura e impecable dinamita capaz de jugar con fuego y la anarquía, con el exhibicionismo y la versión extendida, con la brutalidad y el exceso, con la reinvención histórica y la apropiación. Simplemente, ha llegado su hora… nuestra hora, con casi tres horas de encierro en el lejano Oeste con Quentin Tarantino.

2. Blax-spaghetti–tarantino-ploitation

El director de “Malditos bastardos” siempre se ha sentido muy cómodo dentro de subgéneros bajo esquemas y estructuras clásicas. “Django desencadenado” está marcada por el lado más salvaje e hiperbólico para retratar el pasado sanguinario y violento del pueblo norteamericano. De nuevo existe un triunfo al aunar la elegancia, precisión y monumentalidad clásica con la originalidad, provocación y radicalidad del cine más alternativo. Desde las películas asiáticas de artes marciales, infinidad de spaghetti westerns o el blaxploitation con una banda sonora por bandera a una película bajo pautas fordianas.


La blasfemia excesiva desmigaja la cultura americana y a través de la ofensa y la violencia establece un espejo aparentemente distorsionado pero realmente esclarecedor. Aquí los negros montan a caballo y bailan sobre la tumba de John Wayne. Aquí pasamos de los llaveros de Pussy Wagon a las Muelas del Dr. King Schultz, de Ennio Morricone a mash-up musical referencial y contemporáneo. Tarantino incinera “Lo que el viento se llevó” y desmonta los decorados —naturales o desnaturalizados— del Hollwyood clásico para mutarlos en la épica del spaghetti western occidental, recargándola de estilos e híbridos entre lo audaz y lo horrendo, entre lo espeluznante y lo absurdamente vivo. Aquí se muestra una historia visceral y extrema, que profana lo sagrado para reinventar la leyenda aria de Sigfrido y triturarla por el blaxploitation para obtener un recital de venganza y desenfreno. Todo un baño de sangre y de cine desde la idealización de Broomhilda hasta sus constantes clímax fragmentados en capítulos. Tarantino es el Yasuzo Masumura y el Seijun Suzuki de nuestro tiempo. Ódiale o ámale, pero jamás podrás ignorarle. Blanco, negro y rojo son los colores de su nueva bandera. Django, su héroe portador… Y recuerden, la ‘D’ es muda… pero sus aplausos no.

[Reseña redux de la publicada en Cinema ad hoc]

4 comentarios:

  1. Como Siempre Tarantino increible.

    Tenia muchas ganas de ver un Leonardo DiCaprio Malo, y solo puedo decir una cosa, en lo que va de siglo 21, Leonadro DiCarpio es el mejor actor de este Siglo. Increible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alexander!

      Gracias por el comentario y saludos!

      Eliminar
  2. Una decepción, no me esperaba un clásico pero sí una película más divertida. Apenas aparecen esos diálogos crujientes marca de la casa, y como siempre, qué pena que sus pelis estén tan vacías. ¿Cuándo encontrará messieur Tarantino algo para lo que tan bien sabe hacer: contar? Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Gracias por el comentario. A mí me preocupa es que la película haya gustado hasta Boyero...

      Saludos!

      Eliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...