miércoles, 19 de junio de 2013

0

Hemlock Grove: Sí pero no

Serie de TV
“Hemlock Grove
EEUU
2013

Sinopsis (Página Oficial):

Una adolescente es brutalmente asesinada, desatando una cacería para encontrar a su asesino… pero, en una ciudad donde todo el mundo esconde un secreto, ¿van a ser capaz de encontrar al monstruo que habita entre ellos?

Crítica Bastarda:

Lo primero es el terror… pero para la propia serie (y sus espectadores). ¿Merece la pena ‘perder’ el tiempo con “Hemlock Grove” y sus primeros 13 capítulos? Bastardo servidor lo ha hecho aunque no es capaz de implicar a otros hasta que Netflix decida continuar o no con el proyecto. Se rumorea que la segunda temporada está más cerca que de la propia cancelación de la serie, pero la sensación definitiva de la producción para televisión del creador de “Hostel” es que no ha sabido concebir correctamente sus ideas. Entre malas críticas y opiniones para todos los gustos, “Hemlock Grove” emerge en tiempos en los queAmerican Horror Story”, “Crónicas vampíricas” y True Blood se han consolidado como fenómenos televisivos. No es que la serie que monopolizan Bill Skarsgård y Landon Liboiron, bajo las atentas miradas de sus madres (Famke Janssen y Lili Taylor), sea capaz de despertar amores y horrores entre fans y haters, sino que su primera temporada llegue y defina cierto asombro en su audiencia. Bien, no es tan mala como la pintan unos… aunque está completamente desaprovechada en el 90% de las ocasiones negando la razón a los ‘otros’: muchas veces torpemente dirigida tanto a nivel de puesta en escena como de actores, sin sentido absoluto del ritmo, con poquísimo mimo y calidad de guión y cuyo asesinato principal es no saber plasmar correctamente las brillantes imágenes (recreadas sobre lugares comunes) impidiendo fomentar cierto halo de culto.


Si Netflix acertó sobradamente con “House of Cards”, esta ‘otra’ ficción ha provocado una constatada división y unas generales malas críticas. ¿De verdad es tan irregular “Hemlock Grove”? Las intenciones de la serie de 13 episodios es querer recopilar numerosos elementos potenciados individualmente en otras propuestas. Tenemos hombres lobo y ‘vamprios’ (upir, en este caso y encima Bill Skarsgård es el hermano de Eric en True Blood) que podrían recordarnos a Crespúsculocon amores adolescentes por medio, una intriga y conspiraciones que invitan a evocar a The Gates y una aureola forzada de culto que da la impresión de estar ligada a una revisión de Carnivàle en territorio teen de institutos. Tiene sus detalles con la idea del heredero de un imperio que se corta para marcar con su sangre a sus amantes, que tiene el don de hipnotizar a sus enemigos con su mirada y la complejidad que le rodea con una madre que oculta algo tras cientos de máscaras. Unos brutales asesinatos van a ser el motor del suspense junto a un reparto coral y recital de sospechosos. La serie no es tan inquietante como pretende y parte de sus problemas pudieran ser que llega en un momento en el que AHS y The Walking Dead dominan sobre el género y en la fantasía que genera Érase una veznada como pez en el agua. Sin mencionar el potencial fan de “Crónicas vampíricas” y True Blood”…


Una gigante mutante, un embarazo angelical, visiones, una Orden del Dragón que caza a criaturas de la noche… La cuestión es que Eli Roth deseaba morder y despedazar a su antojo todos los elementos y entrañas de “Dark Shadows” yCrepúsculoy escupirlas sobre “Twin Peaks” con innumerables homenajes a clásicos del fanterror. Los resultados son bruscos porque el guión no está demasiado perfilado y sus recursos de guión son auténticamente pobres y elementales. Y sabemos que si el ingenio no habita entre la arrogancia de una propuesta que desea crear un halo de culto. Los 13 capítulos oscilan entre detalles y breves incisos notables, un arsenal de secuencias muy desaprovechas —ya sea por las deficiencias interpretativas de Liboiron y Skarsgård— y la sensación de muchas posibilidades que no llegan a un objetivo concreto por mucho flashback explicativo. A medida que avanza la primera temporada, “Hemlock Grove” se introduce muchas veces en territorios farragosos de los que elude salir con ayuda de elipsis y huecos narrativos dentro cierto backstory que propicia el suspense al propio espectador. Algunas situaciones alcanzan el ridículo y otras no están tan hábilmente acabadas y perfiladas como deberían. ¿Debió pedirle Eli Roth un buen repaso a los libretos que conforman su primera temporada? Desde luego… y a juzgar por el resultado al completo sí.


¿El veredicto final a sus primeros 13 capítulos? Algunas (muy pocas) cosas brillantes y el resto entre la incoherencia interna y la sensación constante de que los guionistas han decidido colocar elementos sugerentes sin saber manejar realmente las bestias con las que estaban lidiando. Al final, acaban devorados… y el espectador calvo y huyendo del lugar donde se escribió una crimen llamado falta de buen gusto. Prueba de ello podría ser el final: dispuesto porque sí… para ver si cuela una segunda temporada y una secuencia de cierre pésimamente filmada y sin sentido del tacto necesario para dejar un bello cadáver con aroma de culto. Aquí, simplemente, huele a muerto y es, como en todo funeral, una pena.

[Recientemente Netflix ha confirmado la renovación para una segunda temporada]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...