viernes, 16 de noviembre de 2012

2

Todo sobre la Gala Final de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’

“¿Quién quiere casarse con mi hijo?” AKA “QQCCMH” AKA “¿Quién quiere casarse con mi hijo tróspido?” llegó con su Gala Final al aparente final del camino. La pasada semana el Festival Tróspido, pese a estar anunciado no con mucha antelación, originó una lluvia de críticas. El año pasado Cuatro realizó la misma estrategia de alargar su docurreality con el mismo programa-recopilatorio… pero sin avisar… causando las iras y odios de gran parte de la audiencia. Las anécdotas y mejores momentos de la presente edición tampoco sentaron nada bien. ¡Todos queremos ver el desenlace final y no un intrascendente capítulo extra! Es cierto que Ruxandra, Lucía, Priscila o Jai Liu dan mucho juego… ¡pero que les pongan su propio programa y nos dejen en paz! Ahora llegamos a lo trascendente que nos podrá sacar de la crisis… ¿Habrá bodas? ¿Los retoños elegirán (de nuevo) a sus madres? ¿Se seguirá mordiendo las uñas Pedriño? #QQCCMHfinal y #bodatróspida fueron trending topics a nivel mundial y el universo fue nuevamente tróspido. ¿Están preparados para revivirlo?

La reunión de Luján Argüelles con las madres no deparó muchas sorpresas para lo vivido anteriormente en compañía de sus hijos y pretendientes y prentendientas. Dolores ejerció de brasas con sus historias ante el atónito general de la presentadora y del resto de las madres de los tróspidos. Realmente Dolores es lo más tróspido de la edición… Ella, su perro, su marido y su hijo (y sus risas). ¡Puras bajas pasiones almodovarianas! Si algo bueno tiene y ha ofrecido “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” es que permite un reciclado de sus protagonistas tanto en spin-off como realitys tiene Mediaset. Muchos nos imaginamos a madres tróspidas danzando por “Supervivientes” o hijos tróspidos y pretendientes ondeando el cielo de “Gran Hermano”. 


Antes de los ‘altares’ llegaron los momentos vulgares y flecos sueltos. Javi deja a Sara y se queda con Rocío. Ya lo sabíamos… Manu visita a Pedriño en su hotel pocas horas antes de la boda sin novio y es invitado como supuesto del supuesto… Ya lo sabíamos… Aunque celebrar y hacer el papelón para el Oscar porque te toque el Pedriño Gordo… ¿no es cómo celebrar que te apaleen 40 miembros de la mafia rusa?


Llegaron las bodas tróspidas de oro que cagó el moro. Comenzó Isidoro con Dolores llevándose la sorpresa al ver a su favorita aparecer por las puertas. La elección de Natalia estaba mascada pese al juego choni con el que pretendió Isidoro dar chumba-chumba. Realmente fue en altar poligonero donde menos Isidoro fue Isidoro y el lugar en el que a madre e hijo les faltó perro, risas de rata y marido. Natalia fue la selección final con una Dolores que estaba deseando dar una patada en el culo a un hijo tróspido necesitado de conocer mundo y mujer. Dolores sentenció con ‘Ya tengo edad para ser abuela’. Aunque se le olvidó decir que también cara para liderar el ejército de Sauroman… no te jode.



Pedriño, Mary y Manu protagonizaron el momento ‘asesado’ de la velada. ¡Puro teatro! Está claro que Pedriño tenía claro que iba al programa a conseguir cierta popularidad para vender sus trapitos y que ha podido acabarse el primer libro entero en su vida. 30 años ‘le ha costado’ terminarse la biografía de Ana Obregón para poderse sentirse identificado por la co-co-co-protagonista de “Bolero”. La pregunta es… ¿en qué? ¿En llevar escote u olerle el canalillo? Con Manu en el altar y Mary, vestida como Lady Gaga cuando va al Metadona esperándose a su niño como la mujer del torero sin peineta pero con moño y coño, al final sucedió lo que tenía que suceder. Parecía todo pactado: tú te llevas la publicidad para que te contraten en Hong Kong y yo me quedo en Galicia cosiendo las bragas al peluche de Donkey Kong —aunque el regalo de la muñeca para el papel higiénico que le hizo Dolores le supondrá gastarse lo que ha ganado en psiquiátras—. Pedriño elige a su mami y seamos sinceros, ¿quién va a querer —de verdad y no por dinero ni popularidad— a Pedriño aparte de Mary? Confirmado, ha sido el Padre Apeles de esta edición y Manu la Yola Berrocal del entuerto y con culo tuerto.


Gabi y Toñi eran los Lannister de la edición y su elección previsible de Patricia parecía obedecer a una técnica calculada. Su madre no quería a Priscila bajo ningún concepto en la final y parece que el empresario de la noche dejó esa carta al contemplar las virtudes ‘paramentales’ de tan peculiar e imprescindible personaje tróspido. En la boda Disney con príncipe y princesa falta la Reina. Con y sin asesora zen al lado, Toñi pidió a su hijo que la eligiera a ella. La Boda Zen acabó con Gabi poniendo el añillo a Patricia sin que nadie interrumpiera la decisión final. ¿Nadie? ¿De verdad? Un contraplano de Priscila amordazada en un almacén hubiera dado juego tróspido…



Luis Carlos, Álvaro y Paqui quisieron dar juego hasta el final y tal vez conscientes del envite sin convite, los responsables del programa dejaron ¿lo mejor? para el final. Una de las imágenes que más ha explotado Cuatro ha sido la de la cara de Paqui emulando a un dibujo de Tex Avery. En principio teníamos a Miriam y Sara vestidas para ir de disco en pleno altar, pero quién nace lechón muere cochino… o lo que es lo mismo: quién es tróspido acaba tróspido perdido. Luis Carlos se queda con Miriam ante una Paqui que tendrá que consolarse con su hijo pequeño… Pablo… aparecido de la nada.


Álvaro echaba de menos a una persona y le ha dado el punto llorón… ¿¡Otra vez!? ¡Dejadle, que es sensible! Toca correr en el momento romántico para el final a golpe de Tina Turner y Mad Max. Necesitamos un héroe y da lo mismo que estés en la peluquería o que los guionistas del programa te digan que aquí faltan lágrimas, lo importante es que Ana vuelve. Regresamos que su historia de amor fue elegida la Love Story más tróspida del show y ahora llegaba el momento de la verdad con una Sara que iba a entonar más fuerte su ‘¡Qué fuerte!’ Sí, porque… ¡qué fuerte! Sara se queda flipando al ver que por su sobaquillo aparece Ana y saber que el amor está reservando antes de que aparezcan los créditos finales… Ella no se quedará para ver la subida de musical final y el beso… porque es la otra. El papelón que tiene Paqui es tremendo… pero, antes, tendrá que pasar por el oculista para que le revisen la vista o le metan los ojos para dentro.


Javi e Isabel era la historia con spoiler del programa desde el capítulo 'juan'. Da lo mismo que Rocío pose para el Interviú y diga que ha habido sexo entre pretendientes y pretendientas porque el pescado estaba vendido. Esperábamos a Sara vestida con un chándal amarillo y armada con una katana poniendo orden... pero nada. La imagen inicial era ver a Isabel partir dejando a su hijo y su descerebrada nuera atrás. Javi lo definió como caos pero Isabel como un portazo. El programa, eso sí, nos ha mostrado un epílogo con reconciliación entre lo teatral y lo tróspido. ¿No es acaso así la mejor manera de definir esta segunda temporada de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”?


Nota final: por si fuera poco el programa se atreve en mostrar la gran capacidad cerebral y el imprescindible léxico de los mellis. Por culpa de la nulidad craneal de los susodichos nos suben mañana la prima de riesgo fijo… Para que digan que este programa es de una vacuidad intranscendente. Perdonen, que aquí está enganchada hasta la nueva delantera del Barcelona llamada Angela Dorothea Merkel

2 comentarios:

  1. Lo mejor de la noche; cuando Manu se entera de que es el elegido y lo celebra cual estreñido libre de su carga y no como merecedor del amor de un Pedriño que lo mira con ojos de cordero esperando que le de un abrazo o una palmada en la espalda... o algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaaja

      ¡Mira que celebrarlo! ¡Qué fuerte!

      Gracias por el comentario y Saludos Ataunowich! ;)

      Eliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...