martes, 7 de abril de 2015

5

The Last Man on Earth: Un hombre y un escenario

Serie de TV
“The Last Man on Earth”
EEUU
2015

Sinopsis (Página Oficial):

Phil Miller sospecha que él es el único sobreviviente después de que un virus mortal se extienda por el planeta en 2020. No obstante, él embarca en un viaje y misión para ver si alguien más está todavía vivo alrededor.

Crítica Bastarda:

Es hora de que llegue (y de verdad) el fin del mundo, que algo erradique todo y formalice un reboot para empezar de cero. Definitivamente. Entre la saturación de comedias familiares —que después de “Modern Family” poco o nada ya tienen que ofrecer—, entre la sobredosis de series y modas postapocalípticas —con la franquicia The Walking Dead cautivando a las masas y zombificando al personal—, entre tanta (y tanta) pretendida novedad distópica, de cómics y sagas juveniles… Entre tanta moda de la moda que fue y será moda. Modas, modas, modas… Tal vez tengamos que acabar con todo (y todos), desandar todo el camino y volver al principio. Vaciemos el mundo y no importa explicar nada… porque nunca hubo que explicar ante ese mundo absurdo en el que simios imperfectos estaban condenados a repetir los mismos errores. No hace falta recalcar qué pasó con el virus, la vida, los cuerpos, los humanos que pululaban ese planeta que un día dijo: «¡Hasta aquí que ya me habéis tocado todo el manto y parte de la corteza! ¡Hasta los mismísimos núcleos me tenéis! ¡A la mierda con todos vosotros!». ¡Que quede todo despojado! ¡TODO! Entendemos que esa pandemia fue fulminante y ‘evaporó’ (textualmente) de modo ecológico al 99,99% del planeta en menos de dos telediarios. No les dio tiempo a gastar recursos… sí, sí. Si lo dice FOX nos lo creemos. Llegamos al principio de todos los tiempos: a un hombre que confundimos con ese solitario escenario, que se funde y atenaza en esa impuesta soledad y perdición. Y, sí, vivir así es un rollo. Sobre todo si comete los mismos errores estúpidos que llevaron a la humanidad a desintegrarse y se comporta como un bebé que hace popó en su piscina…


“The Last Man on Earth” nos presenta al último hombre vivo en todo el mundo… aunque los norteamericanos no ven más allá de su propio ombligo y el resto del planeta no existe para ellos. ¿Y no habrá alguien el México? ¿En Canadá? ¿De verdad que no sobrevivió ningún francés? Nada de nada: el mundo (de la comedia televisiva) acaba y empieza en EEUU. Sabemos que el propio título no es una afirmación sino una premisa, una burla a esa celebración de que todo el mundo siga muerto. Pero todo lo anterior esconde una interacción del hombre con Dios (y Forrest Gump en ‘Supervivientes’) y también con su conciencia y locura impuesta. «¡Todos siguen muertos! Oh, ¡gracias a Dios!». Y, entonces, Adán se dio cuenta que ese paraíso de baños de margaritas y hedonismo absurdo infantil no llevaba a ningún sitio… y trató de suicidarse pero, entonces, conoció a Eva… para romper su desesperanza y negativismo con un concepto de optimismo en esa mismísima Apocalipsis. ¿El problema? Adán se casa con Eva para repoblar el planeta pero aparece otra Eva… y otro Adán. No hacen faltan que huyan… porque la nueva comedia de FOX les recuerda que hay una piscina en la mansión del protagonista llena de mierda a modo de retrete.


Es curioso que esa absoluta simpleza en la que se regodea “The Last Man on Earth” haya causado tanto odio en parte la audiencia. El cavernícola se recrea en el espíritu escueto de la propia obra, se deleita en el humor de trazo grueso, más pueril, escatológico y sexual. La envidia (y ese ángel y diablo interior que susurran a su conciencia) es utilizada, junto a esos pecados básicos de todo animal, para acometer sus acciones y tomar decisiones que son, en cierto modo, la representación de los elementos más básicos del alma de un homo sapiens menos evolucionado. Will Forte está encantando con su papel y propia creación y arrastra a Kristen Schaal, January Jones y Mel Rodriguez a ese nuevo reino del atontamiento y metáfora residual. Nos encontramos ante la necesidad de repetir los mismos errores por parte de ese simio supuestamente evolucionado que sigue resignándose a abandonar el planeta. Es hora de afeitarse esa barba y volver a comenzar, a dejar de hacer el idiota con una apisonadora o jugando a los bolos con acuarios y a sobrevivir definitivamente al mundo. El infierno siempre fueron los demás pero “The Last Man on Earth”, como su protagonista, quiere aferrarse a ese caos y abismo simplificado y reducido a lo elemental. La propuesta de FOX no es lo que se esperaban muchos, desatando toda clase de comentarios negativos. ¡Incluso se ha llegado a afirmar que es una serie de M. Night Shyamalan encubierta! Como suele ocurrir en este otro devastado (a nivel neuronal) mundo real llega la gran revelación: pocos entienden la ironía de un show que nos toma el pelo desde su propio título. La historia de ese protagonista que elige para vivir uno de los lugares más secos y calurosos de su nación, que satíricamente hablando opta por su Tucson natal como lugar de residencia en un mundo sin aire acondicionado y sin seres con cerebro. ¿Quién pudiera ser tan mentecato como para cometer semejante estupidez? Efectivamente, el supuesto último hombre vivo sobre la Tierra.

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

5 comentarios:

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...