domingo, 8 de mayo de 2016

2

La Patrulla Canina: La verdadera historia de ‘La patrulla canina’

Serie de TV
“La Patrulla Canina”
(“Patrulla de Cachorros”)
Título original: “PAW Patrol”
Canadá
(2013-Actualidad)

Sinopsis (Página Oficial):

Un equipo de cachorros liderado por el energético Ryder está siempre listo cuando se trata de ayudar en la bulliciosa ciudad de Bahía Aventura. Tienen todas las herramientas, aparatos y el valor que necesitan para ayudar a su comunidad.

Crítica Bastarda:

¿Por qué toda serie de televisión ha de tener una ‘verdadera historia’? ¿Por qué hay gente que se dedica a inventar creepypastas para arruinar las infancias de sus víctimas? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Berridos aparte y viajando a su mundo animado, es cierto que el universo que propone “La patrulla canina” es tan extraño e incoherente que invita a la reflexión porque, por ejemplo, si esos cachorros no utilizan sus patitas salvo para correr, ¿cómo narices van a conducir esos vehículos tan sofisticados? ¿Tienen poderes mentales o qué? No obstante, la serie de Nickelodeon se ha ganado un hueco entre los más pequeños de la casa por sus valores positivos acerca del liderazgo y el trabajo en equipo para superar cualquier contratiempo. Da la impresión de que la serie de animación creada por Keith Chapman quiere tomar el relevo de Dora la Exploradora (o Peppga Pig) y transformar a un puñado de perritos en los superhéroes de una comunidad ayudando a solventar cualquier clase de adversidad. Mejor no digan o mencionen la palabra «educativa» sino marketing sobre réplicas de “Thunderbirds” (y similares) para vender juguetes, todo tipo de complementos y convertirse en el «azúcar» de millones de criaturas. El delirante argumento nos remite a aceptar como «animal de compañía» que un niño de 10 años viva solo y sea todo un experto en tecnología. Ryder podría haber dominado el mundo con suma facilidad antes de cumplir la mayoría de edad pero decidió, por el contrario, rescatar a seis cachorros (Chase, Marshall, Rocky, Zuma, Rubble y Skye) para ayudar y proteger a los habitantes de Bahía Aventura gracias a sus habilidades y vehículos característicos coordinando así tanto ‘rescates’ en tierra, mar y aire. Everest se incorporó en la segunda temporada por necesidades publicitarias y estudios de mercado. Bajo la premisa anterior, cualquier persona con dos dedos de frente sabe que aquí hay gato encerrado. Y nunca mejor dicho.


Partamos de la base de que hay cosas que no se explican en “La Patrulla Canina”, como ese universo en el que los seres humanos son completamente estúpidos (Capitán Turbot lleva ganando el Premio Darwin desde el estreno de la serie) y en el que los perros también son los únicos animales que pueden hablar (?) y con una inteligencia mayor que la media de los ‘terrícolas’. Tampoco queda nada claro si la Alcaldesa Goodway es controlada mentalmente por su gallina con poderes psíquicos, por ejemplo. En realidad, la ‘verdadera historia’ de “La Patrulla Canina” es respecto a un episodio perdido y nada relacionado con la supuesta muerte de Ryder o cualquier tontería que pueda leer en internet. Esto es más serio. La cuestión es más simple y sencilla, aunque evidentemente en Nickelodeon no quieran reconocerlo y nunca pueda. Fuentes muy confiables para el periodismo actual (como un usuario de Reddit) desvelaron el misterio alrededor de la serie de animación, aunque su post fue eliminado y casi nadie pudo leerlo. Según su relato narraba una filtración del estudio sobre el origen del proyecto y, en cierto modo, todo cobraba sentido si uno volvía a ver la serie detenidamente desde ese nueva perspectiva. Los problemas que causa la gatita Cali, por ejemplo, nos dan bastantes pistas dentro del manual de psicópata para causar desgracias y ser así nuevamente rescatada en el proceso. Se trata de una huella del criminal. Y es que el proyecto original de la serie de Nickelodeon no iba ser sobre cachorros de perros sino sobre lindos y muy conocidos gatitos. Ese espectáculo de animación se iba a titular “La Patrulla Minina” e iba aprovechar el influjo de esa moda impuesta por Los Mercenariosya que la premisa partía de ver cómo el Gato Garfield iba a reclutar a media docena de conocidos mininos para realizar las más peligrosas misiones de rescate. Si se fija detenidamente en el logotipo y título todo encaja ya que no existen demasiada diferencia entre “MIAW Patrol” y “PAW Patrol”, siendo la huella de la patita minina y canina muy similares y teniendo más garra el nombre original de la serie. Los problemas de ese proyecto partían de juntar a tantos icónicos personajes y luchas por los derechos legales de los mismos. Si Marvel tuvo que esperar 798 años (y numerosas películas chorras) para recuperar los derechos de Spider-Man, ¿cómo alguien iba a poder conseguir a tan ilustre minino reunido en el mismo espacio y show? Y es que, según ese usuario de Reddit cuyo post quedó evaporado en cuestiones de microsegundos por necesidades del creepychorripasta, Garfield iba a juntar, tras barajar a otros muchos candidatos, al Gato Félix, a Talking Tom, a Grumpy Cat, a Hello Kitty, al Gato Tom y al Gato Silvestre. Don Gato y su pandilla se iban a incorporar en la segunda temporada al estar promocionando su película mientras que Doraemon, el gato cósmico, declinó de cualquier clase de colaboración con otros mininos sino eran de origen extraterrestre o venían del futuro. Otros gatos conocidos de internet y las series de animación fueron tanteados por los productores. De entrada, surgieron múltiples problemas y todas las estrellas exigían altos importes para ser contratadas y una cláusula para poder asesinar hasta en seis ocasiones a Garfield por ser sumamente irritante e insoportable. Todo estaba ya muerto antes de comenzar a rodar.

Así hubiera sido la primera versión de la Patrulla Minina
Tras el fiasco, Guru Studio decidió filmar un piloto haciendo un casting con los mejores gatitos que por allí pasaron. Y fueron muchos aquellos que dejaron sus ronroneos. “La Patrulla Minina” iba a ser una realidad y allí se incorporó Ryder y prácticamente todos los personajes tal y como les conocemos actualmente. La diferencia era simple y sencilla: en vez de cachorros de perros se trataban de lindos y superinteligentes gatitos. Pese a que cuentan que el piloto era capaz de emocionar y hacer llorar como un bebé a La Mole ―y poner todos los pelos como escarpias a Chewbacca― nada funcionó como esperaban. El primer gran obstáculo era que, pese a su gran título original, las traducciones era horribles. Todas. “La Patrulla Minina” sonaba fatal y “Patrulla de Cachorros” resultaba bastante genérica. Aquel ejecutivo del estudio que mencionó “Patrulla Gatuna” sigue en el fondo de un lago con sus pies encadenados a bloques de hormigón. Además, nadie tomaba en serio a los gatitos, de distintas razas, que ayudaban a la comunidad de Bahía Aventura. Lo segundo es que los creadores de “Los Gatos Samurai” amenazaron con una demanda por plagio. Y, lo tercero y más imperdonable, es que nadie del público que vio tal piloto entendía cómo unos mininos obedecían a un niño cuando lo normal es que vayan a su fruta bola y hagan lo quieran (y cómo quieran). Finalmente, los guionistas y productores se enfrentaron al duro ladrido de la realidad y a las observaciones de esa audiencia que criticó duramente el piloto que había visto. Lo normal era que fueran cachorros de perros ya son los que acuden a los rescates y salvamentos generalmente y colaboran con la policía en dar caza a narcotraficantes o facilitan a los invidentes una compañía y guía para desplazarse. Recordemos que nadie ha conseguido entrenar a un gato satisfactoriamente para semejantes tareas sin llevarse un gruñido o una buena tarascada en el proceso. Guru Studio se enfrentaba aquí con otro contratiempo añadido en el proceso ya que estaban tan efusivos y emocionados con el casting y la grabación del piloto que hicieron firmar a los seis gatitos seleccionados un contrato por cinco temporadas si la serie llegaba a realizarse. Lo habían hecho tan bien y eran tan inteligentes (y cuquis) que alguien del estudio en semejante crisis creativa lanzó la idea que dio vida a todo. ¿Y si disfrazáramos a los gatitos como perros y grabáramos de nuevo todo? Eran tan buenos actores mininos que podían hacer lo imposible. Y así lo hicieron (ahora mismo estoy soltando una lagrimita). De este modo, así surgió “Patrulla de Cachorros”, un éxito internacional sin precedentes y si uno se fija detenidamente estos perros se comportan de un modo un tanto extraño y sus ladridos no parecen naturales, como si estuvieran siendo doblados. Y es así… porque son realmente gatos disfrazados de perros.  O eso, es que la serie más tonta y falsa que uno que dice ser periodista y cuya fuente es un usuario de Reddit (o similar) o ver a un perro en cuadrupedia conduciendo un vehículo o volando en su helicóptero. Disfruten a partir de ahora, pues, de “La Patrulla Minina”. MIAU! MIAU! MIAU! MIAW! MIAW! MIAW! 

MIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAWWWW!

NOTA: Everest es la única perra real de la serie pero desconoce que sus compañeros de reparto son mininos, aunque se huele algo. 

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

2 comentarios:

  1. mira para eso se pusieron a los gatitos desastrosos asi que no hay nnguna verdadera historia

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...