lunes, 8 de agosto de 2016

5

Escuadrón suicida: Rotten Tomatoes tiene toda la razón, ¡ES UN BODRIO!

“Escuadrón suicida”
Título original: “Suicide Squad”
Director: David Ayer
EEUU
2016

Sinopsis (Página Oficial):

Un reparto repleto de estrellas se incorpora a la nueva película de acción y aventura, Escuadrón suicida, que lleva el equipo de super villanos de DC comics a la gran pantalla bajo la dirección de David Ayer (“Corazones de acero”). El protagonista de la película es Will Smith, nominado dos veces a los Oscar® (“En busca de la felicidad”, “Ali”, “Focus”) en el papel de Deadshot; Joel Kinnaman (“Una noche para sobrevivir”, Robocop) como Rick Flagg; Margot Robbie (El lobo de Wall StreetFocus, y próximamente “La Leyenda de Tarzán”) en el papel de Harley Quinn; el ganador del Oscar® Jared Leto (Dallas Buyers Club, “Alexander”) como el Joker; Jai Courtney (Divergente”, El maestro del agua) como Boomerang; y Cara Delevingne (“Anna Karenina”, “Pan: Viaje a Nunca Jamás”) como Encantadora. Ayer también escribe el guión de “Escuadrón Suicida”, que está producida por Charles Roven (la trilogía de El Caballero Oscuro”, y próximamente Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia”) y Richard Suckle (La Gran Estafa Americana). Zack Snyder, Deborah Snycer, Colin Wilson y Geoff Johns son los productores ejecutivos.

Review Bastarda (con spoilers… obviamente):
Somos los malos, es lo que hacemos (¿películas malas?). 
Harley Quinn en uno de sus momentos ‘Gandía Shore’.
Me gustaría empezar esta review gritando al mundo que “Escuadrón Suicida” me ha encantado y es una gran película pero, por el contrario, estaría siendo más falso que un euro con la cara de Popeye. Tampoco se me va a llenar la boca diciendo que ESTE ENGENDRO es puro DC por el mismo motivo expresado anteriormente. Y es que el film de David Ayer es un gran desastre aunque tendrá, como es habitual, sus defensores y este post ni intenta desacreditar a nadie —ya que cada persona es libre de tener sus propios gustos— ni ser una visión impositiva. Se trata, por lo tanto y simplemente, de abrir una línea de debate sobre los problemas visibles que está teniendo el Universo extendido de DC Comics para hallar un consenso entre el público y, sobre todo, conseguir unas reseñas positivas que hasta ahora están siendo nefastas (y que se está ganando a pulso). En resumidas cuentas, uno puede situarse en una posición de que los críticos son los villanos del cuento o que sus bajos instintos se unan a esa polarizada contienda en la red entre marvelitas y fans de DC generando un clima de divergencia, paranoia y hostilidad un tanto absurda y con poco sentido de la cronología. ¿O es que ya nadie se acuerda de los ‘halagos’ homicidas que recibieron “Hulk” de Ang Lee, “Daredevil” de Mark Steven Johnson o las cintas de Ghost Rider? Los inicios siempre son difíciles (que se lo digan a Cuatro Fantásticosde Josh Trank) y seguramente a partir de Iron Man de Jon Favreau y X-Men de Bryan Singer los críticos comenzaron a tomarse en serio a las películas de superhéroes en el presente siglo. Y la fama cuesta, hay que sudarla… y es en la sala de cine donde se empieza a pagar. Siempre existe un proceso y Christopher Nolan para hacer la estupenda El caballero oscuro pasó previamente por la interesante Batman Begins, por ejemplo, antes de Batman sus pezones revolucionaran el mundo de los blockbusters. Del mismo modo, para llegar a Los vengadores de Joss Whedon tuvimos que desfilar propuestas bastante mediocres y/o fallidas (en mi opinión) como Thor(pedo), Capitán América: El primer vengador, El increíble Hulko Iron Man 2. La maquinaria de DC se ha puesto en marcha y, de momento, no se puede decir que estemos ante su mejor versión sino ante deficientes proyectos cuyos únicos méritos son rodearse de una aureola de hype y unas satisfactorias carcasas audiovisuales afines a proyectos titánicos hollywoodienses. En el caso que nos ocupa, lo mejor de “Escuadrón suicida” es (en este orden) el tráiler, el playlist de su banda sonora y, sobre todo, Margot Robbie. El resto (sacando también a Will Smith, Viola Davis y Jared Leto del pelotón de fusilamiento) acaba siendo todo un bluff que da la razón a las furibundas críticas que ha recibido el film de David Ayer. Algunos se preguntarán por qué tanto odio y ensañamiento con estas nuevas películas del universo cinematográfico de DC. Retozarán compungidos entre lágrimas, sudor y bilis… Su soliloquio se basará en un bucle… (¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?). Bien, yo les voy a desarrollar ese porqué en el caso que nos ocupa.


Vayamos a lo primero de todo. Tanto ejecutivos como creadores de los citados proyectos no están haciendo correctamente los deberes y, por mucho que fanboys y palmeros traten de recurrir a un discurso de victimismo e incluso iniciando acciones de cyberbulling de patio de guardería, la realidad acaba por aplastar cualquier expectativa. Y no es cuestión de marketing ya que desde Warner Bros. Pictures están haciendo un notable (e incluso sobresaliente) trabajo en lo que publicidad y lanzamiento comercial se refiere. El problema, no obstante, es que el producto no está a la altura de lo que el público ‘general’ solicita y, tras los iniciales fuegos de artificio en las primeras semanas (la película ya ha batido récords), esa citada realidad acaba por salir a flote generando desidia e desinterés. En el caso del nuevo universo dedicado a DC apenas ha existido un engranaje y arranque más allá de la ya controvertida y cuestionada El hombre de acero, llegando en el presente año dos proyectos que han sido fusilados a discreción y siendo más visible tal desilusión por parte de los medios especializados en la web de Rotten Tomatoes. “Escuadrón suicida” y Batman v. Superman: El amanecer de la Justiciason la cara cruz de las adaptaciones de DC bajo una misma moneda. El film de David Ayer desea ser, por lo tanto, la luz y color de ese grandilocuente y sombrío espectro que ha imprimido Zack Snyder y ser un cóctel entre una loca cinta ideada por Guy Ritchie y recurriendo a ese tono socarrón (y autoconsciente) con el que disfrutó crítica y público en Deadpool. Tanto enSuicide Squad” (2x16) de “Arrow” como en Batman: El asalto de Arkham vimos el potencial audiovisual de una historia protagonizada por el Escuadrón Suicida (Task Force X) pero, lamentablemente, en la cinta dirigida por Ayer todo acaba siendo un desastre de principio a fin más allá de un intrascendente producto de consumo con cierta carcasa pop tan remarcable como la herencia (?) que nos dejó las películas de Joel Schumacher dedicadas al Caballero Oscuro. O sea, nada de nada salvo vergüenza ajena.


Es hora de empezar a desenmarañar toda esa madeja argumental bajo una premisa y alegato del ser bastardo que está escribiendo este post. Ni soy un ‘hater’, ni un troll marvelita y, por supuesto, me esforcé sobradamente para que “Escuadrón suicida” me hechizara gritando una y otra vez al comienzo de la película «FUCK ROTTEN TOMATOES!». Nada funcionó… literalmente. Y es que ya el comienzo de la sesión en los cines Cinesa Méndez Álvaro vino marcado por un problema de sonido con su publicitado Dolby Atmos, siendo tal contratiempo una propia síntesis tanto de la película (como el actual mainstream) e incluso de este país. Ya el anuncio previo de la tecnología de audio inmersivo nos avecinaba que la voz de todo ser que hablara dentro de esa pantalla iba a sonar a pedos de un orco tras haber sido devorado por una bestia alada tartamuda y con hipo. Inenarrable, vamos. Al comprobar a los diez minutos que casi toda la sala daba por válida tal defecación sonora solamente dos personas de la sala (una amiga y un individuo de la fila superior) se atrevieron a reclamar a un encargado que arreglara tal flatulencia homicida. Todo eso nos llevó a pensar que el público, en líneas generales, acepta cualquier excremento frente a sus ojos utilizando contrariamente como defensa su propia pasividad. Tal vez en la era de los ‘screeners’ y blockbusters de relleno (y para salir del pasado) se ha aceptado una ínfima y mediocre porción de calidad como un producto correcto. Y lo más preocupante es que hay personas que venden la ‘excremencia’ como excelencia. ¿Nos conformamos con poco? ¿Y si sabemos que DC es capaz de más y mejor por qué no podemos gritar al mundo que el rumbo que están tomando simplemente les está llevando a figurar entre los descuartizamientos de Rotten Tomatoes y decepción generalizada de muchos fans? 


No sé si todo esto es causa de un infecto doblaje perpetrado por los guionistas de ‘Gran Hermano VIP’ o si el montaje fue realizado tras una sobredosis de cocaína rosa. Puede que la imagen que defina a “Escuadrón Suicida” sea la de imaginarse a David Ayer como al personaje que interpretaba Hugh Jackman en “Operación Swordfish”: escribiendo el guion mientras se la chupaban y un peligroso tipo le apuntaba con una pistola en la cabeza cronometrando y vociferando una rápida cuenta atrás. Toda una contradicción condenada al fracaso. 


La cuestión es que toda esa sobrecarga de icónicos caracteres y tramas es un revoltijo y embrollo de lugares comunes, déjà vu y secuencias de otras películas hilvanadas con el mismo arte que Robocop bailando reguetón. La cinta no se merece ni siquiera su banda sonora por coherencia sino que ‘La salchipapa’ de Leticia Sabater y ‘Pégate’ de Ylenia es lo más afín a la sintonía de tan inconexo e incoherente argumento. Con el mismo ritmo que un capítulo de los ‘Teletubbies’, el arco argumental trata de dotar de cierto dramatismo el asunto haciendo el más absoluto de los ridículos y posiblemente sea el Joker aquel que revele el precio de amar esta película: tendrás que vivir diciendo al mundo que te gustó “Escuadrón Suicida” y tener la misma credibilidad que aquellos que nos ganamos nuestro sueldo dando conferencias en las universidades de ciencias de la información sobre los avances cinematográficos de la trilogía de Un chihuahua en Beverly Hills. Esta obra no va a matarnos… sino a hacernos mucho… mucho (pero que mucho y mucho) daño. El personaje de Jared Leto ya nos avisa de sus planes con esa dentadura enfundada con la que trata de hablar como un loco psicópata y acaba siendo una versión Terminator de Forrest Gump. Leto es un gran actor y, no obstante, saca adelante cualquier contingencia… aunque muchas veces le confundamos con Justin Bieber tras haber inhalado una sobredosis de sales de baño. Y es que todo en la historia es tan absurdo y superficial como confuso y gratuito, sumiéndose las innegables contradicciones de sus protagonistas y, finalmente, con el mismo tono gamberro que ver a Belén Esteban con una camiseta de Mojinos Escozíos. Sí, es cutre… y destroyer de cojones. El problema es que esa sofisticada carcasa y pretensiones acaban en simple y olvidable ruido que no va más allá de una controlada, previsible y caótica (a nivel interno) irreverencia. Un pedete con olor a chicle de fresa con rápida fecha de caducidad, vamos.


No voy a entrar en la decisión de los productores y Ayer respecto a la adaptación de los personajes. Tienen los derechos y pueden hacer lo que quieran con los mismos dentro de su universo alternativo. Tampoco, por lo tanto, este post es un debate sobre el influjo del foco del mainstream para sacar de las sombras al culto de minorías. Y si a alguien no le gustan o se siente insultado con el tema de que Warner Bros haga lo que le da la gana, le insisto en que comience a ahorrar (unos milloncitos) para comprar el poder de hacer su propia versión de la historia. O, de un modo más económico, hacer su propio fanfilm con sus colegas y quedarse a gusto. Ése no es mi problema. Tampoco deseo hacer la crónica de esos elementos sexistas, racistas, estereotipos que rozan el delito y lo insoportable. Repito, no es mi problema. Mi problema es que “Escuadrón Suicida” es un desastre a nivel argumental dentro de un copia-pega totalmente random… y mi listón era más bien bajo y de positivismo absoluto. Para realizar una satisfactoria y certera review de este batiburrillo postmoderno (como diría Boyero) considero que lo suyo es centrarse en la propia historia personal de cada protagonista y plasmar todo ese cúmulo de sinsentidos y contradicciones alrededor de los personajes. Porque, repito (y por tercera vez), mi problema va más allá de la carcasa o los fuegos de artificio de todo titánico proyecto hollywoodiense sino respecto a una historia que hace aguas entre unas lagunas presumiblemente acrecentadas por un ‘final cut’ sin demasiado criterio y un material de base que se quedó en una simple premisa y grandioso tráiler. La película se resume en dos claras líneas:

1.- Los villanos son los malos pero son también víctimas de las circunstancias y al tratar de hacer algo bueno para salvar al mundo sacan el corazón de héroe que llevan dentro. ¡Qué bonito, qué alboroto, OTRO PERRITO PILOTO! 

2.- Amanda Waller consigue la aprobación gubernamental para formar a una chupi-pandi con los más malos-malosos para enfrentarse a amenazas alienígenas / terroristas / dimensionales / firmas-de-libros-de-youtubers. Si algo sale mal serán los chivos expiatorios. El problema es que la primera gran amenaza resulta resulta ser un propio miembro de su Escuadrón Suicida. WTF!? ¿Y a esta señora la siguen dando permiso los burócratas de Washington para seguir cagándola de sobremanera de un modo tan (y tan) torpe?

Si algo, además, resume el engendro argumental es la historia definida por June Moone / Encantadora, la villana más cutre e ineficiente de la historia del cine de superhéroes. Por si fuera poco June es la arqueóloga más incompetente que se pueda recordar…


Corramos un estúpido velo sobre los estereotipos y esa onda ya divisada en el pasado tras presenciar a Denise Richards como científica nuclear en “El mundo nunca es suficiente”. Repito, los problemas no son las apariencias sino los actos que definen a los personajes. En el caso de June Moone / Encantadora todo es tan absurdo como ridículo. La tipa llega a una cueva perdida en los montes de Parla y allí halla un ídolo maldito de incalculable valor que como, buena arqueóloga (?), se lo carga para liberar al espíritu de una bruja y diosa más vieja que la abuela de Jordi Hurtado. Poco nos importa establecer un contexto de cómo acabó en ese lugar repleto de esqueletos y mugre sino que la cuestión es ese encadenado de absurdos que no hay por dónde cogerlo. Veamos, eres una bruja superpoderosa y antigua diosa alabada por esos insectos de seres humanos y sabes que tu único punto débil es tu ‘corasón’ (unos matojos de perejil fluorescente)… ¿Y por qué cojones lo dejas en la cueva para que lo descubra los agentes al servicio de esa diablesa llamada Amanda Waller? Para controlar completamente a su poderos arma, Amanda hace de celestina para que June Moone y Rick Flag se enamoren. WTF!? El problema de Joel Kinnaman es que es tan pésimo actor que no sabemos cuándo está protagonizando un emocionante remake de El diario de Noa, si está cabreado, sonríe o llora. En definitiva, que ese hombre de honor que comanda al Escuadrón Suicida no sabemos si tiene diarrea o está estreñido. Así de claro. Y así es imposible salir de esos lugares turbios (?) que proponen unos diálogos infantiles y apadrinados por la Conferencia Episcopal. Luego vienen las curvas. Resulta que Encantadora se aburre de utilizar el hechizo de teletransporte y no violar a ‘presidentes’ como premio de consolación y la patana de June invoca su presencia entre sueños. ¿No tendrían que haberla puesto un bozal para dormir? ¿Y qué hace la bruja mugrosa? Lanza visiones mierderas a su novio para que no de la voz de alarma y trata de recuperar su ‘corasón’… pero la Waller es mucho Waller y tiene un mecanismo para evitar que la urraca ladrona le toque los pelillos del perejil fluorescente. El problema es que aquí aterriza uno de esos giros de guion random que inundan la película. Vamos a descubrir que Encantadora tiene un hermano (WTF!?) y que la estatuilla en cuestión estaba en un cuarto de casa de la diablesa de ARGUS junto a su colección de cartas de Pokémon. Surgen infinitas preguntas. ¿Y por qué Encantadora no buscó a su hermano Incubus desde el principio? ¿Era tan incompetente que si ni siquiera trató de hallar su ‘corasón’ mucho menos iba a tratar de encontrar a su hermano? ¿Se llevaban bien? ¿Encantadora no le dejaba utilizar sus juguetes o le tenía el mismo aprecio que la Indominus Rex a su hermanito? Sea como fuera, Encantadora urde un plan de mierda que consiste en dar a su hermano el cuerpo del negro del Whatsapp y que el maromo lance ataques con su miembro a diestro y siniestro en Midway City para alimentarse eyaculando chapapote a todo el mundo. Y lo deja todo perdido con tanto pollazo loco y destructor. La traición sobre sus amos no se hace esperar y Amanda Waller se venga acuchillando como una perra el ‘corasón’ del delito (también de un modo patético) al ritmo de ‘Corasón partío’ de Alejandro Sanz. Pero Encantadora, lejos de morir, pide a su hermano que reparta sus poderes con ella. Y yo digo, Incubus es tonto del culo. Yo la mandaría a la mierda primero por no acordarse de mí salvo cuando se mete en problemas por ser tan tróspida y tonta. Y, segundo y no menos importante, por dejarme encerrado en un cuartucho junto a consoladores y CDs de Paris Hilton y, tercero y último, por planificar un plan tan ‘mierder’. ¡QUE TE DEN, ENCANTADORA, Y VETE A QUE TE FICHEN EN MONSTER HIGH! El problema de Incubus es que toda la sangre (y poderes) los tiene en el pollón genocida… Y así no se puede pensar en nada…


El plan mierder de Encantadora es vengarse de esos humanos que se volvieron en contra de ellos y que la rindan de una fruta vez pleitesía. Para ello va a bailar la samba mientras lanza un hechizo que te cagas para hacer un homenaje a bodrios comoCuatro Fantásticos y Skyline. ¿El objetivo? Acabar con la humanidad mientras trata de recuperar su ‘corasón’ tras ser sanada (?) por su hermano. Y yo digo, ¿no hubiera sido más lógico empezar desde el principio por ahí y pasar del choto de Amanda Waller? Encantadora crea, a base de humanos, un ejército de monstruos con la cara de mojón burbujeante pero sus planes son tan difusos como cambiantes y patéticos. Quiero matar a todos pero luego solo a sus ejércitos y sumir al mundo en la oscuridad, por ejemplo. ¡TÚ LO QUE QUIERES ES UN CLUB DE FANS QUE ABRILLANTE TU OMBLIGO, BITCH! ¡PUES PRIMERO LÁVATE EL SOBACO Y LA CARA, GUARRONA! La tipa quiere recuperar su ‘corasón’ de la manera más rocambolesca posible, recuperar a su churri (el soldado más incompetente del mundo interpretado por el peor actor de la década) y, por supuesto, construir un pedazo arma sin que ningún superhéroe se digne a joderla el cotarro y el juego de luces del Space del Ibiza. No se entiende que Encantadora una vez que se haga de nuevo con su ‘corasón’, tras secuestrar a Amanda Waller, no utilice el smartphone con la app para acabar con todo el Escuadrón Suicida. Sería lo lógico. Lo que no es lógico es que la metas a levitar tuneada y penetrada con cables-aguijones de “Matrix” surfeando por el aire y con el chichi electrificado para descubrir las bases secretas de tu enemigo principal: el ejército de EEUU. ¿Y no era toda la humanidad? Yo me lío que está tipa loca que no da una a derechas. ¿El smartphone de Waller es a prueba de golpes? Porque, ¿cómo consiguió que no se le cayera estando bocabajo? Y, sobre todo, ¿si la bruja podía conectar su mente lo suyo es que se hubiera hecho con tal preciada arma para asegurarse su victoria frente a sus enemigos? No demos vueltas a un absurdo y a la incompetencia monumental. Tal vez Encantadora quisiera hacerse con los servicios y pleitesía del Escuadrón Suicida tras demostrarles éstos que son capaces de acabar con su hermano con una bomba de mierda (si era tan fácil nadie entiende por qué el ejército no lanzó un pepinazo al lugar una vez evacuada la ciudad) y, sobre todo, enfrentarse a una bruja-diosa con armas tan poderosas como unos puños, un boomerang, una katana satánica o un bate de béisbol. Lo suyo es que el grupo hubiera lanzando a Encantadora el guion de la película para que lo leyera y muriera inmediatamente de un derrame cerebral. Al final, la bruja más incompetente del género fantástico decide ofrecer una tregua y rendición al Escuadrón Suicida y, la misma tipa que fue traicionada por la humanidad, se fía ciegamente de una loca de atar como Harley Quinn. WTF!? ¿Es que no leyó los expedientes de estos tipos? La novia del Joker hace lo que haría cualquier persona: acabar con las pendejadas de la tróspida de Encantadora trolleandola. La bruja era tonta y una idiota integral bipolar y su espectáculo de magia psicodélica no sirvió para una mierda salvo para acabar con unos satélites y un par instalaciones secretas. PUES VALE. ¿Qué se le va a hacer ante una villana incompetente que lanza promesas de mierda cual shurikens e intenta manipular la mente de psicópatas bipolares

¡A LA MIERDA CON TODO! 

¡A LA MIERDA CON ESE HECHIZO DE MIERDA! 

¡A LA MIERDA!


Y, para colmo de males, Rick Flag encuentra el valor para triturar (por fin) el ‘corasón’ de la bruja malvada que posee a su novia y encontrarse con un happy ending para que los espectadores pidamos la entrada en el psiquiátrico más cercano. ¿Consistía en ESO la película? 


La única excusa para Harley Quinn (y por extensión el Joker) es que está como una puta cabra y si tiene momentos bipolares están, al menos, justificados. Incluso Sia retiró una demanda por plagio tras saber que la muchacha, adicta a la pose, el palmito y el postureo, tenía demasiado serrín en una cabeza electrocutada por su novio. Me encanta un momento de “Escuadrón Suicida” en el que Ayer se acuerda que su personaje fue psiquiatra en el Manicomio Arkham si saca su vena de facultativa en un plató de Telecinco para increpar el trauma de uno de sus compañeros al grito de WTF!? Quinn y Guasón están locos el uno por el otro y, en realidad, es el material más satisfactorio del film junto a su reencuentro en la azotea del edificio. Sobre todo en ese baño de químicos rodeado de locura y color. Incluso podemos perdonar toda su vena psicótica-posesiva antes y después de creer que ha perdido a su novio tras ser derribado el helicóptero donde ambos escapaban. Otra cosa es explicar sus decisiones y la de los guionistas. ¿Y decides volver con el Escuadrón Suicida? ¿Y qué ocurrió con los nano-explosivos de tu cuello? ¿Fueron desactivados del todo o no? Tampoco se entiende que su sueño dorado sea tener una familia perfecta (y sin tatuajes) como un anuncio de una compañía de seguros. ¿De verdad que un personaje que ha abrazado la locura y que se ve como un monstruo desea apartarse de la 'realidad'? En fin, está loca y su churri siempre acudirá cual caballero (no oscuro sino de color) al rescate. Mi consejo: id a un hotel y ¡FOLLAD UN POCO, GUAPOS, QUE ESTÁIS MUY ESTRESADOS!


Vayamos a Amanda Waller, la voz de Dios, aquella que combate fuego por fuego y le gusta jugar a las muñecas mientras se masturba compulsivamente viendo Hannibaly piensa que es la heredera de Jigsaw. Solamente así se puede explicar un personaje rodeado de masillas y dummies que tampoco se sabe muy bien qué quiere salvo estar en el centro de todos los saraos. Hay un momento en el que no sabemos qué estereotipo de villana es, si quiere los poderes de Encantadora para hacer un ejército de cara-mojones-burbujeantes o si , simplemente, desea salvar el mundo con su plan de mierda completamente absurdo e ineficiente. Si trabajas con esta tipa debes asimilar una penetración anal o cerebral en el caso en el que le interesen tus servicios (o quiera prescindir de los mismos). Me encanta cómo da la carta de despido a sus subordinados… ¿Despido improcedente? ¡Toma bala en el pecho y calla hijo de fruta! Su plan es que su Escuadrón Suicida, serviles a sus órdenes tras tener un nano explosivo en el cuello, rescate al HTV-1 de Midway City sin contarles obviamente una mierda y que ella (y su chocho) es la citada HTV-1, acrónimo de HIJA de TUTA VICIOSA-NUMBER1. Después de contratiempos varios y enfrentamientos con ombligos o hombres-mojón, la tipa acaba en el lugar equivocado para, después, aparecer recuperada para dar más por culo al Escuadrón Suicida. Es su sino y nos da los mismo: te queremos como un hombre-cocodrilo a una pata de cerdo. Eso sí, PERDONA BONITA (Y CACHO PERRA) PERO TODO ESTE POLLO TÚ TE LO GUISASTE Y TÚ TE LO COMISTE.


Deadshot es el asesino a sueldo más buscado y el hombre que jamás falla. Su debilidad y punto de tuerca es su hija, que no quiere que su padre siga matando a gente y siendo tan cafre para decir que dos millones de dólares es ganar ‘un poco de dinero’. Deadshot tendrá que sacrificarse para no disparar a más gente inocente (o a Batman) y no se entiende en absoluto y su sueño dorado sea acabar con el murciélago y que éste muera por una bala suya. ¿Con qué finalidad? ¿La libertad? ¿Pero no habíamos quedado que su hija lo rechazaría para siempre si hubiera apretado el gatillo en ese callejón de Gotham City? En realidad, el conflicto real de Deadshot es el de todo villano que tiene un corazón de héroe para que así sea apreciado y reconocido por su amada hija, que aprende matemáticas gracias a sus crímenes. Toda esa secuencia onírica, por lo tanto, es tan contradictoria como absurda a los intereses del film y del propio personaje, revelando de nuevo esa bipolaridad manifiesta también cuando decide no matar a Harley Quinn tras haberle ‘traicionado’ ésta (recuerden que su plan era escapar juntos). Luego a Deadshot se le abre el orto (y sale miel y flores de allí) cuando le dan las cartas de su hija. Y yo digo: ¿QUÉ COÑO HACÍA RICK FLAG CON ELLAS TODA LA PELÍCULA? ¿¡ES UN FRUTO PEDÓFILO O QUÉ!?


El desaprovechado Capitán Boomerang tiene un punto de giro: los unicornios rosas (en especial Pinky). El problema es que ve a una asiática con katana y tiene una erección y, tal vez, sea la causa de que un hombre tan racista y machista, incapaz de trabajar en equipo, revele su compañerismo con el Escuadrón Suicida. PUES VALE. ¿Y QUÉ PASÓ CON PINKY?


Katana, con perfume de ‘Fragancia Letal’, tiene una espada que atrapa el alma de sus víctimas y en la misma se halla la de su amado esposo. Seguramente haga guarrerías con ella… pero “Escuadrón Suicida” está escrita para y por el Club Disney… así que olvídese de cualquier chiste sucio más allá de un de Mariano Ozores. PUES VALE.


Pero el colmo del ridículo llega con Diablo, el hombre-fuego, capaz de freír los huevos en dos kilómetros a la redonda. El problema y conflicto es su familia ya que el metahumano acabó con ellos tras una bronca con la parienta al no poder controlar sus poderes cuando se pone ‘on fire’. WTF!? La cuestión es que Deadshot le provoque para desatar a la bestia y que éste descubra que el Escuadrón Suicida es su nueva familia. Y para este hombre la familia es muy importante (por eso achicharró a su esposa e hijos). Repito, WTF!? Te meten en un bidón porque incineraste a todo un grupo de reclusos, te sacan de allí y, después de dos horas con otros tipos más raros que un perro verde y con los que no te hablas, resultan que son tu nueva familia. Y MIS COJONES. Todo ese material dramático es tan débil que cuando surge el punto de giro resulta todo ridículo y patético. Pero lo mejor de todo es que su sueño dorado es que su esposa e hijos vivan y que su ‘mamasita’ le insinúe que la va a hacer una ‘mamadita’ para, después, sacrificarse por su nueva familia (de mierda). Lo dicho: WTF!? 


El mejor momento de la película es cuando en medio del Apocalipsis el grupo de villanos, haciendo de héroes, se paran para tomar una copa y hablar de mierdas y belleza interior y exterior. ¡ID TODOS A CÁMBIAME DE TELECINCO Y DEJADNOS EN PAZ (Y A UN PSIQUIATRA EN CONDICIONES! ¡COÑO! Lo dicho: PARA DARSE A LA BEBIDA.

Con todo lo anterior el único personaje correctamente desarrollado es Killer Croc. 


Si algo nos queda claro es que el hype de esta película dura menos que Slipknot, el hombre que podía escalar cualquier cosa (incluida la punta del pene de Nacho Vidal)… Y que la propia sensación de los espectadores viendo el film encuentra una metáfora en su destino: somos víctimas de un trolleo perpetrado por alguien que no sabemos si es un idiota integral o un listo interesado.

Por supuesto esta es la típica película (?) en la que hay que gastarse otros 25 euros en la versión extendida para enterarse de todo porque nos mostraron una cinta incompleta (?) por la mitad de precio. Y ES QUE SOMOS MUY TONTOS Y NO NOS ENTERAMOS DE NADA. PASE POR CAJA, POR FAVOR. 

La moraleja de “Escuadrón suicida” es que si una tipeja hija de fruta como Amanda Waller te da algo (por poco que sea), CÓGELO Y NO SEAS TAN GILIPOLLAS COMO CAPITÁN BOOMERANG. 


P.D.: Al final Batman en los postcréditos le dice a Waller que relaje la raja y que el se ocupa de todo y que va a superar el récord de críticas negativas en Rotten Tomatoes. PUES VALE. 

NOTA: Es cierto que (casi) ninguna película sobrepasa un análisis bastardo en modo hijo de fruta pero es que estamos ante todo un bluff que conviene repasar. Y, por favor, no me vengan diciendo que como es una película fantástica (o para pasar el rato) está libre de pecado y que todo ha de ser maravilloso. Pues no, el pecado está ahí y sería de ignorantes o ciegos no sacarlo a relucir o recrearse en los mismos cuando SE HAN GASTADO 175 MILLONES DE DÓLARES (y media neurona en el guion). Porque digo yo que se podrá opinar si vivimos en una sociedad librepensadora, ¿no?

NOTA 2: Los comentarios de este post tienen tolerancia cero frente a fanboys y/o personas que quieran hacer su ciberacoso de patio de guardería. Su opinión ya la conocemos, no hace falta que la repitan en casa ajena donde no han sido invitados. Dichos comentarios, por lo tanto, serán considerados SPAM y eliminados. 

INFORMADOS QUEDAN. GRACIAS. ^_^

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

5 comentarios:

  1. ¿Para cuando una critica de "Juventud" y "Yo,el y raquel"?

    ResponderEliminar
  2. Me acabas de bajar el hype a hasta los pies, no se si verla ahora...

    Que demonios la veré, el próximo superhéroe o súper algo no llega hasta noviembre y necesito mi droja

    ResponderEliminar
  3. "Y, segundo y no menos importante, por dejarme encerrado en un cuartucho junto a consoladores y CDs de Paris Hilton y, segundo, por planificar un plan tan ‘mierder’"...

    Ya uno no sabe que esperar de DC. Si bien las películas de Marvel (tanto de Disney como Fox) me gustan por ser entretenidas y no necesariamente coherentes, DC es incapaz de hacer ninguna de las dos.

    Y ahora tocará ver si con esta también nos toca esperar un mes a que te den la versión que si valía la pena ver. Y si este es el plan de Warner y DC para su universo, mejor apague y vámonos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, yo también me he vuelto bipolar hablando de la bipolaridad... ¿Cómo que dos veces "segundo"? XD

      Eliminar
  4. Tengo una pregunta, ¿De donde es la imagen que sale en el banner de tu blog? Esa imagen que esta en blanco y negro arriba.

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...