viernes, 26 de agosto de 2016

1

Flowers: Sobre la poesía que habita entre la vida y la muerte

Serie de TV
“Flowers”
Reino Unido
2016

Sinopsis (Página Oficial):

Ya un día catastrófico para Maurice se convierte en una completa pesadilla cuando Deborah, su esposa, insiste en que celebren su aniversario. Y cuando la madre de Maurice descubre la evidencia de su desdicha, las cosas empeoran.

Crítica Bastarda:

El universo de las familias disfuncionales podría haber tocado techo y llegado a su final creativo si no hubieran estrenado “Flowers”. La nueva serie de Channel 4 nos introduce en un extraño y depresivo mundo donde la oscuridad bascula con el humor negro para crear un retrato de tono fantasioso y generalmente surrealista. Hay un insólito sentimiento de encontrarse ante un cuento gótico, con ecos de Edgar Allan Poe, fusionado con una tradicional comedia familiar contemporánea, propiciando ese choque de elementos un nuevo territorio y riesgos que parecían olvidados en la televisión actual. Creada por Will Sharpe la comedia dramática y negra trata de oscilar en una sombría belleza con una atmósfera generalmente malsana donde la tensión se va filtrando junto a un sentimiento de turbación. El suicidio o la enfermedad mental son algunos de los temas puestos en la palestra y “Flowers” trata de introducir algunos elementos ciertamente horripilantes con toques burlescos siendo la poesía un recurso habitual para fusionar conceptos. Aunque los protagonistas tratan de vender cierta estabilidad el caos no tarda en filtrarse entre unas personajes condenados a la tristeza y a la tragedia y Will Sharpe desea sacar todo el provecho cómico del asunto, ciñéndose al propio absurdo que enmarca la mayoría de las situaciones. 


Tenemos desde un payaso empapado en sangre o actos que se encuentra entre lo bello y lo sórdido, como ese viudo que acude con comida a la tumba de su esposa. Precisamente el intento fallido de suicido de Maurice sirve de arranque a una serie de catastróficas consecuencias para la vida del patriarca, tratando de ocultar tanto a su mujer como a sus hijos la decisión que tomó. La serie de Channel 4, en realidad, trata sobre inseguridades que conducen a cada uno de los personajes a la frustración, al dolor, al pesimismo y a la depresión. Tal vez “Flowers” revela que la comedia familiar siempre se ha amparado en farsas y que “La familia Addams” y “La familia Monster” se ceñían a los mismos patrones y códigos que todavía perduran en sitcoms como “Modern Family” o “Shameless”. Sharpe enfrenta lo horrible del acto del suicidio con el humor para hallar la belleza de vivir. La muerte está presente en el arranque de la serie con el fallecimiento de la abuela y madre de Maurice, siendo a partir de ese momento un fantasma que le persigue por sus mentiras al no admitir ante su familia su intento de ahorcarse. Todos los integrantes de la familia Flowers van a tener una evolución respecto a sus necesidades y conflictos personales. Will Sharpe trabaja sobre los citados contrastes, tanto narrativos como visuales, para tratar de ceñirse a los temas a tratar. Por ejemplo hace que Maurice y Deborah hablen sobre su crisis matrimonial y sexual mientras una pareja practica sonoras relaciones sexual en el cuarto de al lado. Mientras Deborah, mientras es cortejada por un viudo, se enfrenta a una confusión pensando en la posible homosexualidad de su esposo y una relación con ese peculiar joven ilustrador japonés (que interpreta el propio Sharpe). 


El mundo alrededor de los Flowers no es tampoco sencillo ni fácil y el arco argumental alrededor de Amy y su lésbico romance con Abigail esconde otra oscura y sexual relación con su amante y ‘padre’. No obstante, “Flowers” habla sobre la supervivencia en ese mundo cruel y miserable donde un rayo (literalmente) puede destruir cualquier clase de libertad y épica. En el sexto y último episodio de la primera temporada de “Flowers” todos los personajes deberán enfrentarse a sus demonios y reforzar la relación familiar los unos con los otros. El accidente sufrido por Amy y su paso por el hospital ayudan a tal dinámica junto a unas viejas cintas que escucha Deborah para hallar la confesión de su esposo y posicionarnos hacia un torrente dramático de emociones que vivimos en el rostro de Olivia Colman y la voz de Julian Barratt. La ruptura del matrimonio se posiciona con su comunión en esas imágenes, entablando ese discurso habitual en la serie. Sharpe siempre se ciñe sus recursos habituales, en especial a sus versos dejando que un poema y una secuencia de montaje conecte a ese matrimonio que se dan la réplica en cada verso. Mientras observamos ese momento que llevó a Maurice a tratar de suicidarse, se dibuja la réplica del presente al llevar en hombros a su hija Amy, saliendo de la habitación del hospital, sabiendo que ahora tiene un motivo para seguir viviendo. Las dudas son saber si “Flowers” merece seguir escribiendo y desarrollando su propia poesía televisiva tras un clímax no exento de misterio y suspense. ¿Es el principio o es el fin? ¿No reside ahí precisamente la metáfora de la poesía que habita entre la vida y la muerte que nos plantea esta interesante y sorprendente serie?

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

1 comentario:

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...