jueves, 2 de julio de 2015

3

X Company: Cuando un francés le dice a un nazi en inglés que no habla alemán…

Serie de TV
“X Company”
Canadá
2015

Sinopsis (Página Oficial)

Cuando un nuevo equipo de agentes aliados se enfrenta a una primera misión aterradora, el jefe de espías del Campamento X (Duncan Sinclair) debe convencer a un sensible y frágil joven, con una memoria perfecta, para unirse a la lucha. La serie está inspirada por hechos reales sobre una instalación de entrenamiento ultra-secreta a las orillas del lago Ontario.

Crítica Bastarda:

Desconozco si a “X Company” se le puede acusar de oportunismo tras aterrizar después del éxito de The Imitation Game (Descifrando Enigma)cuando realmente los shows sobre espías y/o la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial brillan prácticamente en la actualidad por su ausencia. Otra reciente producción canadiense, “Bomb Girls”, quiso escarbar en otros rincones dramáticos y una visión feminista mientras que Manhattanapuntala conceptos psicológicos y mecanismos de tensión y suspense en ese juego entre la recreación histórica de la realidad y bastante y pretendida ficción. Esta propuesta, por el contrario, quiere ir a territorios más comerciales e incluso trillados. La serie creada por Mark Ellis y Stephanie Morgenstern comparte con el film de Morten Tyldum utilizar a un protagonista con problemas para socializar o adaptarse al mundo que le rodea pero con una sobrenatural percepción. No es que Alfred Graves (Jack Laskey) vaya a ser una reformulación para televisión de Alan Turing porque rápidamente el protagonista descubrirá que no ha sido convocado por el jefe oficial al mando del Campamento X para descifrar códigos. Su memoria fotográfica es vital para las operaciones de campo aunque aparecen ciertos conceptos visuales como incluso ver las ondas o auras de los objetos y personas. En ese terreno algo fantástico llegan ciertos y pretendidos anacronismos en el diseño de las transiciones en sus viajes, los diálogos y, sobre todo, en la inclusión de temas en su banda sonora como un cover de Blondie (‘One Way Or Another’).


La serie abre sus capítulos con unas imágenes de ese héroe por accidente encarcelado y recordando, entre ráfagas, elementos e imágenes de ese pasado que va a ir siendo desarrollado. En “Trial by Fire” (1x02) aparece un conflicto sobre la revelación de los códigos de bombardeos similares al film por el que fue nominado al Oscar Benedict Cumberbatch, pero todo se vuelve más superficial que profundo o trágico. El show prefiere centrarse en la relación de la heroína femenina (Aurora Luft) y ese cerebrito capaz de salvar al mundo o poner en peligro sus operaciones. A Evelyne Brochu los seriéfilos la conocemos por haber interpretado a Delphine Cormier durante tres temporadas enOrphan Black. Ahora es hetero y la guía y líder de ese grupo de espías donde el entrenamiento de Alfred no va a llevar más allá de una secuencia. Interesa más verle sufrir y aterrarse con cadáveres y subidas de adrenalina… o padecer sus miedos junto a él tirándose en paracaídas o lidiando con innumerables peligros y riesgos. Por el contrario, la serie trata de encontrar cierta belleza en la naturaliza por instantes en ese mundo en guerra bañado en sangre que el protagonista se encuentra descubriendo. “X Company” evidentemente ha sido bastante cuestionada y criticada por sus licencias y, sobre todo, hacer viajar a sus protagonistas a Europa (normalmente a la Francia ocupada por el Tercer Reich) para ayudar a rebeldes europeos contra de los nazis o completar misiones… y teletransportarles de nuevo de vuelta a Ontario, Canadá, como quien no quiere la cosa. 


Quitando del medio su veracidad histórica llegamos a esas arenas movedizas marcadas por infinitos clichés y estereotipos. Evidentemente en “X Company” importa más el thriler de espías con cierto carácter episódico y procedimental, teniendo prácticamente una misión distinta en cada entrega. ¿Y hay algo real en esos delirios de su premisa? La que ha sido denominada como primera la escuela de entrenamiento de espías de Norteamérica, el Campamento X, está documentada e incluso se conocen cifras sobre los miles de agentes secretos formados allí durante la Segunda Guerra Mundial. Ese programa de espías se cuenta que fue fundamental tanto para vencer a las Potencias del Eje como para comprender aquello que depararía el espionaje contemporáneo y organizaciones como la CIA. Incluso se habla de que Ian Fleming, creador de James Bond y que tuvo su propia miniserie en 2014 (Fleming), fue uno de los agentes secretos que allí se formaron. El resto de lo que cuentan aquí es evidentemente ficción. CBC ha renovado “X Company” para una segunda temporada e incluso ampliado el número de capítulos a diez en lugar de los ocho que compusieron la primera entrega así que pudiéramos confirmar que el invento les ha funcionado. El entretenimiento se impuso a sus licencias y anacronismos, en definitiva. Para que tampoco todo fuera tan maniqueo, vemos que también desde el primer capítulo que hay nazis con buen corazón y familia, que querían ser médicos pero tenían que unirse al ejército para poder hacer la carrera como obligación fascista. Duran 25 minutos vivos y les matan los otros nazis… claro, aunque todo se reduce a ver cómo un francés le dice a un nazi en inglés que no habla alemán. Y esta serie no debería ser un chiste pero a juzgar por algunas furibundas críticas así se lo ha parecido a una parte de la audiencia. A lo largo de la primera temporada llegan otros conflictos y revelaciones como el descubrimiento de los campos de concentración o la posibilidad y necesidad de tener que asesinar a Alfred Graves si éste cayera en manos enemigas. En “Into the Fire” (1x08) Alfred es arrestado y Aurora debe tomar la decisión de matarlo o no… Elige lo último y dotará de sentido esas imágenes introductorias que enfrentan al personaje con el villano que desea interrogarle y extraer de su preciado todos los secretos del enemigo. Los otros protagonistas también van a tener que tomar complicadas decisiones, permanecer entre la vida y la muerte e incluso incumplir su palabra ante esas deleznables personas que ‘vendieron’ a los judíos a los nazis o descubrir que sus familiares han sido víctimas del genocidio. La venganza se sirve fría y con silenciador entre balas llamadas clichés. FUCKING NAZIS! BANG-BANG! Y, ahora, a teletransportarse a Canadá. THE END.

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

3 comentarios:

  1. Muy interesante tu opinión, la verdad que me gusto el drama y lo detallazo que fuero al elaborar X company. Saludos !!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho esa serie, Quienes hemos jugado alguna vez alguno de los juegos de Commandos podemos estar familiarizados con el Camp X. Si comparamos algunos capítulos de la serie con algunas de las misiones de Commandos notaremos ciertas similitudes. El capitulo donde deben rescatar a un piloto y no tienen idea de quien es. El capitulo 1 donde deben volar el puente son alguno de los capitulos donde observe estas semejanzas.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta X Company es de lo mejor que hay en tv en estos tiempos. La temporada 2 estuvo brillante, esta serie es una joya debería tener mucha mas audiencia.

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...