jueves, 21 de febrero de 2013

0

Mamá: Condenada a repetirse una y otra vez

Mamá”
(2013)
EEUU-España
Director: Andrés Muschietti
Título original: Mama”

Sinopsis (Página Oficial):

El día que su padre mató a su madre, las hermanas Victoria y Lilly desaparecieron en el bosque cercano a la urbanización donde vivían. Su tío Lucas y su novia Annabel las han buscado sin cesar durante cinco años. Cuando ocurre lo imposible y las niñas aparecen en una cabaña medio derruida, la pareja empieza a preguntarse si no ha llegado alguien más a su casa acompañando a las niñas. Annabel intenta ofrecer una vida normal a las niñas, pero acaba convencida de que hay una presencia malévola en la casa. ¿Sufren las hermanas de estrés traumático o viene un fantasma a visitarlas? Mientras intenta contestar a estas inquietantes preguntas, la nueva madre acabará descubriendo que los susurros que se oyen a la hora de dormir proceden de los labios de una presencia letal.

Crítica Bastarda:  

¿Cree en fantasmas? Cuando un cuerpo es abandonado, los elementos lo disecan, distorsionándolo en una forma que es apenas reconocible como ser humano. Los fantasmas son una distorsión de nuestra forma. Condenados a repetirse a sí mismos, una y otra vez. Hasta que corrija los errores cometidos.


“Mamá” parece ser fiel al diálogo anterior de uno de esos secundarios-spoiler habituales en todo filme de terror-fantasmal. El filme de Andrés Muschietti es el eterno devenir, el círculo sobre el que voltea un cadáver cinematográfico. Efectivamente esta película va a repetir los mismos errores. Los mismos errores del género y las mismas lagunas, defectos y lugares comunes ya mostrados en el cortometraje previo de Muschietti, que podría funcionar como una simple e inoperante premisa. Da lo mismo que Jaime Lannister haga un doble papel sin demasiado papel, que Jessica Chastain se ponga roquera o que coloquen a una niña unas gafas de pasta gruesa… “Mamá” va a ser la eterna distorsión del género cargada de remordimientos, clichés y castigada a repetir una fórmula que oscila entre el chorro de efecto para escalofriar a la audiencia y el tono cursi para su desenlace impuesto seguramente por Guillermo del Toro.


“Mamá” es la misma película que vemos cada pocos meses con diferentes actores; la misma obra sobre el mismo recital de sombras acechantes, portazos, apariciones sorpresivas y chillidos a granel. Con uno de los argumentos más desternillantes vistos en tiempo, desconozco si la moraleja quiere ser que las roqueras también pueden ser madres o que las chachas fantasmales son más baratas y fieles. La película, efectiva y finalmente, está apolillada. De hecho, si la Chastain hubiera puesto un antipolillas en el armario se habría acabado la película a la media hora… porque si ruedan la segunda parte se titulará “Soy una polilla”, ¿no? O lo mismo algún lumbreras nos sorprende con otras seis partes adicionales directas a DVD del tipo “Abuela”, “Tía”, “Prima”, “Tatarabuela”, “Madrastra” o “Mamita, me hecho caquita”. Desde luego, yo me la hice encima viendo esta película... pero de los ataques de la risa, que conste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...