sábado, 31 de marzo de 2012

0

Sígueme el rollo: En Hawái se rodó el decepciónate final de “Perdidos” y… ahora “Sígueme el rollo” hace que desees que se hunda todo el archipiélago

“Sígueme el rollo”
(2012)
EEUU
Director: Dennis Dugan
Título original: “Just Go with It”


Sinopsis (Página Oficial):

Un cirujano plástico, que mantiene un romance con una maestra de escuela mucho menor que él, convence a su leal asistente para que finja ser su futura ex mujer para cubrir una mentira tonta. Pero una mentira lleva a otra y hasta los hijos de la asistente terminan involucrados en la trama. 

Finalmente, todos terminan viajando a Hawái durante un fin de semana que les cambiará por completo la vida.

Crítica Bastarda:

“Sígueme el rollo” habla de una farsa durante toda una vida para conseguir mojar. Nunca Adam Sandler había realizado un ejercicio de tanta sinceridad: su carrera prácticamente se ha basado en tomar el pelo al espectador para conseguir mojar algo en la taquilla. Lo peor es que aunque repita plan en cada película una y otra siempre le acaba funcionando. A ese arrebato de sinceridad se suma la Anniston afirmando que ya no tiene 23 años… y se siente vieja… ¡Hija, deja de pasar por el quirófano sin tantos remordimientos tienes!

Familia Feliz... pero ¿rota?

La película quiere jugar también a una especie de Patito Feo con dos personajes principales que fueron agraciados por Dios con una nariz tamaño XXL y unos dientes conejeros. Los chistes son sobre tetas, cejas y gordas con Nicole Kidman como barbie hawaiana en el conjunto humorístico-patético. No sé si el humor para acomplejar al acomplejado provocará más catarsis que suicidios pero cuando el momento de mayor tensión dramática es una cogida de coco-besuqueo con el ano del supuesto creador del iPod, para déjaselo en los morros de la Kidman,… ¡echa a temblar!

El precio de un rollo de calidad

Aunque la película ha funcionado muy bien en taquilla y tiene mejores críticas que “Jack y su gemela”, puede sufrir un efecto arrastre por culpa de Dennis Dugan y Adam Sandler. Sus nominaciones por el desastre cinematográfico del año pueden aportar a “Sígueme el rollo” al menos un par de Razzies. La película no es ninguna maravilla y bastante floja pero comparada con “Jack y su gemela” es toda una obra maestra. Como es bonito eso de decir la verdad voy a seguir el ejemplo que nos brinda “Sígueme el rollo”: esta película me parece una auténtica gilipollez. Los que dijeron que el final de “Perdidos” había dejado a Hawái como destino turista indeseable y de malos recuerdos… se equivocaron. Sígueme el rollo hace que te quieras atar un rollo al cuello cada vez que alguien diga Hawái.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...