viernes, 5 de septiembre de 2014

5

BoJack Horseman: ¿Más que un hombre a caballo o más hombre que caballo?

Serie de TV
“BoJack Horseman”
EEUU
2014

Sinopsis (Oficial):

Conozca al caballo de la sitcom más querida de los años 90… 20 años después. Ubicada en un Los Angeles, donde los seres humanos y antropomórfica gente-animalizada coexisten, “Bojack Horseman” se centra en un hombre (bueno, caballo-hombre) que alcanzó su punto álgido demasiado pronto y tiene que averiguar qué hacer a continuación. Protagonizada por Will Arnett, Amy Sedaris, Alison Brie, y Aaron Paul. “Bojack Horseman” es una serie original de Netflix

Crítica Bastarda:

De acuerdo, Netflix tiene House of Cardsy Orange Is the New Black pero también cuenta con Hemlock Grove y, ahora, con “Bojack Horseman”. Es evidente que con la nueva serie animada de la plataforma de internet y proveedor de entretenimiento se ansía ir construyendo y puliendo una parrilla atractiva y diversa de contenidos. Otra cuestión es toparse con la realidad: “Bojack Horseman” no es “Archer” y no he visto (todavía) “Archer”, ¿se me entiende? Cierto es que Netflix tiene un mimo con sus creaciones que ya quisiera FX, por ejemplo, y sus aportaciones vienen con una base sólida y la renovación debajo del brazo. Habita aquí, no obstante, otro contexto: pese a tener una segunda temporada confirmada, las voces de Will Arnett, Alison Brie o Aaron Paul (con cameos de Stanley Tucci o Patton Oswalt), no he encontrado nada que me anime a continuar tras los primeros episodios… y mi cerebro (y no de caballo) me sigue repitiendo lo mismo: no has visto (todavía) “Archer”. Todavía.


Viajamos al pasado y a una ficticia comedia de situación que comenzó en 1987 (“Horsin' Around”) —«en la que un joven caballo soltero es obligado a reevaluar sus prioridades cuando acepta criar a tres niños humanos»— nos traslada a evocar la imagen de Bill Cosby, mientras que su póster y créditos nos traen al David Duchovny de “Californication” y esa piscina robada nos sumerge en “El crepúsculo de los dioses”. La autodestrucción y crisis vital tiene nuevo rostro en forma de un caballo, que muestra la dicotomía de lo ambiguo y empalagoso que puede resultar el éxito en el pasado y quedar atrapado en el mismo cual mosca atorada en miel. La idea es que las drogas, el sexo y el lenguaje malsonante irrumpan dentro de los márgenes de la nueva comedia televisiva y, evidentemente, animada. Nada nuevo para relinchar a estas alturas. La idea es que tanto la nostalgia como las referencias populares se vayan dando cita en “Bojack Horseman” como baremo emocional en la propia audiencia y en la lucha de su protagonista por encapsular todo su pasado —en forma de unas memorias que es incapaz de escribir— y continuar hacia el futuro junto a esa fama en la quedó sorprendido tiempo atrás y ahora resulta tan esquiva a sus depresivos y decadentes intereses actuales. Se trata, nuevamente, de salir de esa caída y resurgir.


La sátira de Hollywood es indudable pero la sensación es que “Bojack Horseman” está más cerca de “La Casa de los Dibujos” que de una inteligente burla hacia las sitcoms de los 80 y 90 y los actuales personajes alegres que invaden las series de animación. Se trata de relinchar y vomitar algodón sobre los estereotipos de la fama y sus consecuencias pero el catálogo de chistes y sketches son también puro cliché. Hay momentos acertados y chistes inspirados del tipo («BoJack, aquí tu agente favorito. / Sí, un agente que no pudo conseguirme una audición para "War Horse". Había como diez caballos en esa película. No necesitaba ser el protagonista»), pero la sensación es que pese a ser adulta y sin pelos en la lengua, la propia serie está condenada a meter tanto la pata como su protagonista y evitar avanzar a toda costa. Se agradece que los animales antropomorfos propongan un extraño mundo en el que la zoofilia está asimilada por la sociedad y que su creador, Raphael Bob-Waksberg, se ciña a sus propios créditos para trazar esa eterna caída y soleada resurrección de toda estrella de Hollywood junto a esa forma episódica de una sitcom y cierto aire de telerrealidad. Otra cuestión es hacerse un hueco dentro de las series de animación de adultos donde “Archer” sigue siendo la reina y no he visto (todavía) “Archer”, ¿se me entiende? De momento, el que quiera y tenga tiempo que siga el trote y galope de ese antihéroe que se desmigaja en su propia sintonía: Y estoy tratando de aferrarme a mi pasado / Ha pasado tanto tiempo / Yo no creo que vaya a durar / Supongo que sólo voy a intentarlo… / Y hacerte entender / Que soy más que un hombre a caballo / O yo soy más hombre que un caballo. El resto, que siga con la más grosera e inteligente Episodes”.

NOTA EL AUTOR: Antes de soltar mierda, léase el siguiente comentario. GRACIAS. ^_^

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

5 comentarios:

  1. La serie pega un inmenso subidón de calidad a partir de la mitad de temporada. La recta final es bastante notable. No es 'Archer', pero puede llegar a serlo si sigue por esa senda. Después de todo, ni siquiera 'Archer' era todavía 'Archer' en sus inicios. Y a ver si te ves ya 'Archer'. Copón.

    ResponderEliminar
  2. se ve que solo viste el primer cap o los primeros ya que la serie esta muy pero muy lejos de ser una La Casa de los Dibujos

    ResponderEliminar
  3. la segunda mitad de la primera temporada sube su calidad de manera abrupta y se mantiene con una excelente calidad por toda la segunda y tercera temporada.
    Esta serie esta lejos de ser La Casa de los Dibujos, recuerda mas los primeros episodios de los Simpsons solo que mas crudos.

    ResponderEliminar
  4. Claramente eres otro de esos "criticos" que no se toman el trabajo de ver lo que estan criticando. Es como hablar de un auto habiendo visto solo la carroceria o de un restaurant y solo hablar del aspecto de la comida.
    Buena suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claramente es otro de esos "lectores" que no se toman el trabajo de leer o informarse aquello que están criticando o cuestionando. Aprenda de su propio ejemplo... porque indicarle, como a otros despistados y/o fanboys que han pasado por aquí, que la reseña está realizada con los primeros episodios vistos de “BoJack Horseman”. Se escribió el 5 de septiembre de 2014 siendo el estreno un par de semana antes. Considero al lector lo suficientemente inteligente para entender que la percepción inicial es sobre los primeros episodios de la serie. Y, créame, no fui el único en tener una idea de una propuesta que acertadamente fue posteriormente por otros derroteros.

      Déjeme decirle que tras ver su primera temporada me siguió pareciendo bastante sobrevalorada pero, al menos, quitaba del medio mis temores ante esos capítulos iniciales en los que se ampara la crítica.

      Con la tercera temporada acabada hace unos meses (soy usuario de Netflix) déjeme indicarle que hay dos episodios brillantes que considero parte de lo mejor del año. Sobre todo "Fish Out of Water" (3x04). Por el contrario, la serie sigue sin convencerme en líneas generales y sigue pareciéndome sobrevalorada acorde a esas críticas que la tildan de una gran obra maestra. No me parece ni lejos una de las mejores series del año en conjunto pero si repito un top televisivo como el de 2015 incluiré al capítulo en cuestión dentro del top 10.

      Buena suerte con su poca predisposición a preguntar al autor y ser un hipócrita a tal fin. En mi caso y para evitar parecerme a usted, pondré una nota en la crítica bastarda.

      Lo dicho, buena suerte.

      ^_^


      P.D.: Si la crítica se quedó así es que soy un Maldito Bastardo. Léase los Mandamientos Bastardos a tal fin. GRACIAS.

      Eliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...