sábado, 21 de junio de 2014

1

Sobre la Cuarta Temporada de Falling Skies


Mi extraña relación con “Falling Skies” surgió de la decepción allá por 2011 pero, tanto la supervivencia de la serie como esa concepción de reformularse y generar una ‘nueva’ ficción en cada temporada, siempre ha engendrado un interés que me ha llevado a echar un ojo a los primeros episodios de cada nueva entrega, seguir el resto vía reviews/recaps/vídeo-resúmenes y comprobar en el season finale de rigor el grado de decepción o mejora. Hay que reconocer que el entrenamiento de TNT ha sabido madurar y corregir todos aquellos errores que muchos apuntamos desde sus inicios. Aunque, para otros, haya perdido completamente el norte y se quedara en nada. En mi opinión, poco a poco ha ido desquitándose de sus lastres más farragosos (y material familiar más blando) y se ha ido perfilando para una regeneración más satisfactoria y fructífera. Una regeneración en la que todas sus mejores armas fueron pulidas de cara a un pasatiempo efectivo aunque ciertamente intrascendente. Ya en su tercera temporada, la serie producida por Steven Spielberg valiéndose de aquel «Nuevos Enemigos, Nuevos Aliados», nos planteó un nuevo escenario entre la guerra intergaláctica de esas dos razas alienígenas enfrentadas (los espheni y los volm). Una contienda, que en el season 4 premiere se va a poner completamente patas arriba dejando a sus fans iniciales frente a una serie completamente distinta a la de sus orígenes. Y es que el estreno de “Ghost in the Machine” (4x01) ya ha dividido a los seguidores tanto como a los protagonistas. ¿Están preparados para esta nueva y remodelada etapa de la serie? 

Evitando ir a Brasil como parte del posicionamiento del enfrentamiento en el planeta de los espheni y los volm, el clan de los Mason y la resistencia humana regresa a Charleston para recibir la frase de advertencia de esa crecidita evil-baby (Lexi): «No tenemos que morir todos aquí». Un ataque de los espheni con nuevas armas, va a dividir (en todos los sentidos) a los protagonistas. Pasados cuatro meses, la nueva situación pudiera recordarnos a la tercera temporada de “Battlestar Galactica” con esos guetos montados por los skitter donde Tom y Weaver van a coincidir en unas habitaciones de aislamiento. Los volms desaparecieron y con ellos la esperanza de una victoria de la humanidad sobre los invasores llegados del espacio exterior. La nueva estratagema es todavía difusa pero han cambiado completamente las reglas del juego y los protagonistas nos van a ir presentando todas las novedades de la nueva “Falling Skies”


¿Más alteraciones? El corazón de Weaver parece sanado por los guionistas, tenemos nuevos bichos voladores, armas más peligrosas (y letales) y, sobre todo, algunos misterios que se resuelven al cierre del primer capítulo dejando la sombra de las sospecha. Anne Glass ha montado un equipo de resistencia y busca a su hija mientras ésta ha crecido y se comporta como una líder pacífica religiosa sacada de “El pueblo de los malditos”. Su hermano Ben, que estuvo en coma para protegerla, desconfía. Que su madre hable de que Karen pudo provocar sus ‘cambios hormonales’ nos dan señas de que Lexi esconde un secreto vinculado con el futuro (luminoso y flower power) de la raza humana. Lourdes y Margaret están metidas en la comuna hippie pacifista y ésta última revela el poder de Lexi, al ser capaz de prever en el pasado que un rayo acabaría con un mech, que ahora sirve de sacralizado recuerdo de la paz que reina allí. 


Da la impresión también de que los espheni quieren captar a todos los niños en internados lavándoles el cerebro. Y es que parece que quieren utilizar a los humanos ahora como un recurso, dejando de ser una molestia a sus nuevos y velados intereses. Esa necesidad de convivencia y control rompe en sí la propia serie y su evolución para una temporada completamente distinta a los interiores, como una gran pretensión de los guionistas para revolucionar internamente “Falling Skies”. Es cierto que esa concepción espantará a algunos y atraerá a otros porque todo el cambio incluso se traduce en una temporada que contará con doce capítulos, aumentando en dos la longitud habitual de las entregas anteriores. De momento, todas las líneas argumentales se han asentado dando cabida a todo tipo de posibilidades y revelando distintos frentes dramáticos. Sabemos que los espheni han dado por concluida prácticamente la guerra  y están divisando el futuro de los seres humanos engendrando una colación, sirviéndose de la educación para sembrar una semilla en los más jóvenes y que así que renieguen del pasado como si fuera mera propaganda. Los vencedores escriben siempre la historia y esa línea de lectura que proponía la serie de TNT —una re-interpretación con forma de ciencia-ficción de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos— ahora pasa por campos de re-educación donde no tardan ni diez segundos en aparecer la previsible comparación con los nazis. Dentro, no obstante, también se está gestando una revolución, al igual que en esos guetos donde la comida da el poder y en el que Hal quiere romper la impenetrable barrera con la que han quedado atrapados.

Misterio de la temporada: ¿a qué o quién pertenecen estas manos?

El reencuentro de Tom con Cochise revelará que el padre del volm no considera a la Tierra como uno de sus frentes más apreciados y confirma que abandonaron el planeta y a sus habitantes en los márgenes espaciales de la gran guerra entre las especies. Los espheni pusieron en peligro, además, a las parejas de camada y crías de los volm provocando el movimiento de la flota y el fatídico destino que les espera a las terrícolas. Porque con un pequeño puñado de unidades diseminadas volm por el planeta no parece que vayan a servir muchos a los intereses humanos... Deberán ser ellos mismos los que consigan ganar la guerra. Cochise, no obstante, suelta la bomba: los espheni están creando una nueva fuente de energía con la que neutralizarán cualquier futuro intento de liberar a la humanidad de una vez por todas. También confirma que los campamentos gueto están por todo el planeta y que ellos mismos desconocen la nueva agenda de los espheni. Con la presentación de personajes como Dingaan Botha descubriremos que Tom está planeando un escape de todos los suyos a gran escala y utiliza su aislamiento como máscara para sus otras actividades en el exterior. Él es el justiciero que los espheni quieren encontrar a toda costa y unas manos dan instrucciones luminosas por mensaje al Overlord que gestiona ese gueto. ¿Nos preparan alguna sorpresa? ¿Los skitters son contralados por los espheni y a su vez éstos por otra figura que desconocemos o la propaganda desinformativa me confunde? “Ghost in the Machine” (4x01) confirma que la segunda de Massachusetts quiere volver a reunirse y cambiar y remodelar todo lo ofrecido anteriormente por la serie. Ahora, cada uno que se posicione en un bando o huya como la gran armada volm.

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

1 comentario:

  1. [COMENTARIO PORNOSEXUAL ELIMINADO POR LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS]

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...