domingo, 13 de noviembre de 2011

2

Caso abierto: Mirar otra vez

Serie de TV
“Caso abierto
Título original: “Cold Case”
(2003-2010)
EEUU


Sinopsis (Fdf):

La perspicaz detective Lilly Rush continúa siendo la única mujer de su sección: un departamento de la policía de Philadelphia que reabre procesos que se quedaron sin solución hace años o incluso décadas, para solucionar crímenes considerados anteriormente sin solución, ya sea por la aparición de nuevas pruebas o de nuevas tecnologías que permiten análisis más profundos de las evidencias. Esta serie producida por Jerry Bruckheimer, al igual que sus otras producciones televisivas “C.S.I.” y “Sin rastro”, se centra en departamentos poco conocidos de las fuerzas del orden. Con una estética impactante que mezcla pasado y presente, “Caso abierto” está protagonizado por Kathryn Morris (“Minority Report”) en el papel de Lilly Rush y cuenta con una banda sonora en cada capítulo perteneciente al año del caso reabierto. La serie no está exenta de polémica, una productora canadiense acusa a “Caso abierto” de plagio por múltiples semejanzas con la producción local “Cold Squad”, polémica que acabó en los juzgados.

Crítica Bastarda:

La inserción del flashback dentro del plano y la secuencia no es nueva ni tampoco remover crímenes del pasado. Si alguien ha disfrutado de “Lone Star” de John Sayles verá “Caso Abierto” como un entretenido policiaco que destierra la acción, persecuciones y tiroteos a favor de los diálogos y los casos. También tuvo su ración de polémica con sus parecidos con “Cold Squad”, serie canadiense de finales de 90 de temática similar, que acabaron en los tribunales.

En la labia de Miss Morris, su infalible personaje principal, está el encanto. La serie inicialmente nos ubica en la Brigada de Homicidios de Filadelfia en 2003, donde un caso sale de la nevera para que sea descongelado mediante el calor de un revelador y oculto testimonio. El tiempo no perdona y que los asesinos no se sientan seguros tras haber cometido un crimen cuasi-perfecto y olvidado por el tiempo parecen un moralista pregón: Lilly Rush removerá la mierda hasta encontrarlos y que cumplan condena.

En la Nevera
Jerry Bruckheimer y Jonathan Littman son especialistas en producciones de éxito como “CSI”, “Sin rastro” o “La hora 11”. Los episodios funcionan bajo el beneplácito de una serie procedimental desenterrando una fosilizada investigación con una nueva prueba o testigo que provoque una caída de piezas de dominó en una catarata final llamada catarsis mediante una secuencia de montaje (con tema musical a juego como pieza reincidente y característica de seña de la serie). Los fantasmas del pasado reviven y poseen los cuerpos del presente menos uno: aquel que originó el encuentro de todos ellos y desea que se descubra la verdad que sólo él o ella conoce.

Detective Armada con Palabras
La serie se deja ver y Kathryn Morris (Lilly Rush) está perfecta: una muñeca de porcelana en apariencia pero con su punto de personaje parido de la pluma de Raymond Chandler o Dashiell Hammett. Insobornablemente perspicaz y con la lengua lo suficientemente afilada para utilizarla como arma de fuego.

2 comentarios:

  1. Es una gran serie, aunque en algunos capítulos se siente que hay casos que más que por falta de pruebas o por tecnologías insuficientes qquedaron sin resolver porque los policías de la época se esforzaron poco y nada en hacer su trabajo... comentario aparte, Kathryn Morris es hermosa y cuando sonrie se ve diez años más joven

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo!

    En estas series siempre descubres que si no fuera por los protagonistas el mundo sería un nido de asesinos. Así, dormiremos más tranquilos... Otros, desde luego, pensando en Kathryn Morris. ;)

    Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...