martes, 29 de mayo de 2012

0

Mad Men (5x11) The Other Woman: La otra mujer

“Mad Men” llega ya al undécimo capítulo de su quinta temporada con “The Other Woman”. La serie de Matthew Weiner siempre tiene su relevancia por su sofisticación y su explotación vintage de esa fachada y puesta en escena característica de la serie. Y llega el antepenúltimo capítulo de esta quinta temporada y no sabemos qué podrá ocurrirles a sus protagonistas. Lo inteligente siempre de “Mad Men” es que la sencillez de sus tramas y la estilización de una soap-opera y culebrón laboral ha generado lo imprevisto de lo previsible. Ahora nos queda por saber si esos torturados personajes conseguirán una pizca de felicidad mientras la historia de su nación crece a su alrededor. Sterling Cooper Draper Pryce sigue luchando, como ellos. Como “Mad Men”, que ve cómo se van al traste propuestas que quiere imitar parte de sus esencias secretas. “Pan Am” fue cancelada y “Magic City” no ha calado muy hondo. Además, la cadena AMC se ha hecho fuerte con “The Walking Dead” y “Breaking Bad”, valores muy fijos aunque todos sabemos que tanto las series que protagonizan Don Draper como Walter White tienen fecha fin.

“The Other Woman” habla sobre mujeres y despedidas pero de nuevo establece los vínculos entre Don Draper y Joan Harris. Los creativos se están volviendo locos con el lema y slogan publicitario de Jaguar. Don sigue inmiscuyendo en ese conflicto que le apartó de lo que le gustaba hacer pero tiene los beneficios de un directivo, obviamente. Don ha delegado en Peggy los negocios actuales pero el estrés al que está siendo sometido hace que la pobre creativa, bastante apartada por el talento de Ginsberg, pague los platos rotos. Donde hay confianza, da asco… en resumen. Como siempre en “Mad Men” las metáforas visuales son obvias con los conflictos de los personajes: Peggy tendrá que ver como otros se comen la langosta delante de sus narices. Nuevamente su género ha provocado que no pueda meterse en la preparación de la campaña de Jaguar, el cliente que daría distinción a Sterling Cooper Draper Pryce y con el que sueñan al ser su primera compañía de coches.

Don es un Don con quién quiere
Megan sigue con sus audiciones y a Don ‘le importan un bledo’ hasta que se entera que si la cogen estaría fuera tres meses en Boston. De nuevo, un precipicio para la relación. Don parece que se va a dar de nuevo a la bebida con tanto disgusto… Finalmente no dan a Megan el papel pero los éxitos profesionales de cada uno no pueden verse afectados por el egoísmo personal del otro. De momento, Don está siendo fiel a su mujer… y es feliz aunque no era para nada la vida matrimonial de ama de casa que llevó con Betty. Tampoco Pete encuentra la felicidad: es feliz con su hijo y mujer pero no por el lugar donde vive. Quiere un apartamento en la ciudad y no se sabe si es para meter a una amante o meterse en él…

Joan tiene que hacer frente a una difícil elección
Herb Rennet, el director de la asociación de vendedores, pide en una cena con Pete Campbel y Ken Cosgrove una cita de índole sexual con Joan a cambio de su voto a favor para conseguir la cuenta de Jaguar. Obviamente intentan salir por la tangente pero Herb es un hombre difícil de complacer y le da lo mismo que la pelirroja está casada o no. Pete sibilinamente intenta convencer a Joan… aunque rápidamente es parado con la palabra: ‘prostitución’. Joan, además, indica que no pueden pagarlo… Pete lo comenta con Don y el resto de socios. A Don le parece una vergüenza el mero hecho de proponérselo y abandona la reunión. El resto, aunque saben que se trata de un asunto sucio, quedan conformes en ofrecerle una cantidad aunque pueda decir que no libremente. Joan, además, recibe la visita de Lane Pryce que, por interés propio al no poder enfrentarse a aumentar el crédito para conseguir el efectivo, le recomienda que si acepta elija el 5% y ser socia de la compañía. De esta manera podrá mantener a su hijo.

Presentaciones y perfección
Obviamente el capítulo se dirige para que Joan acepte: su madre como pesada losa, problemas de reparaciones de frigorífico y una secuencia en la que Don, al enterarse de que ha aceptado, decide ir a su piso para decirla que él no sabía nada y que no estaba conforme con la decisión del resto de socios. Le pide que no vaya a ver a Herb Rennet. Después vemos que se trata de un suceso posterior al encuentro que Joan ha tenido con Herb. Todo estaba hecho y tal vez sea el motivo por el que Joan le agradece el detalle acariciando la mejilla a Don. Todo es mostrado en montaje paralelo con la presentación de Don. No es de extrañar que Jaguar elija por toda la suma de factores a Sterling Cooper Draper Pryce.

El beso de despedida del mentor
Como Ginsberg está inmiscuido con lo de Jaguar es Peggy la que habla junto a Ken y Harry Crane con Rick Swanson de la Colonia Chevalier Blanc y convence al cliente con un nuevo anuncio en París. Cuando se lo comunican a Don, Peggy piensa que al ser la idea suya irá allí a rodar el anuncio. Don quiere que vaya Ginsberg porque la cuenta es suya y debería ya estar libre para entonces. Peggy se opone y Don la tira dinero a la cara con una frase repelente: «¿Quieres ir a París? Toma. Ve a París». Para Peggy es la última gota que quedaba que derramar en ese vaso llamado orgullo propio. Aunque Ken intenta consolarla (pese a que no llora) Peggy le manda ‘finamente’ a freír espárragos. Posteriormente se reúne con su amigo Fred Rumsen y, aclarada la situación, le indica si quiere ser ambiciosa o simplemente quejarse. Las dos opciones que tiene son mirar el mercado para tener una oferta y lanzársela a la cara a Don o tener algunas entrevistas e irse de allí. Ted Chaough de Cutler Gleason & Chaough se reúne con Peggy y ésta se sorprende cuando aumenta económicamente su oferta y se ve deseada laboralmente por su talento. La felicidad de conseguir la cuenta de Jaguar se ve ligeramente apartada por la noticia: beso en la mano y despedida. Peggy recoge sus cosas y se va… Joan la observa: a su modo, cada una ha conseguido un avance en su carrera profesional. Las langostas se las comerán otros. Que les aproveche. 

Un adiós y una bienvenida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...