jueves, 1 de diciembre de 2016

0

Agents of S.H.I.E.L.D. (4x07) Deals with Our Devils: Pactar con el diablo


Tras un hiato de unas semanas “Agents of S.H.I.E.L.D.” ha regresado recuperando las buenas sensaciones que nos dejóThe Good Samaritan” (4x06), constatando que estamos ante el espectáculo de superhéroes (o aledaños) más sólido que se emite en la actualidad con permiso de los momentos más inspirados que ha tenido Daredevil”. El problema es que los malos datos audiencia hacen augurar que nos encontramos ante la despedida de Coulson y los suyos de ABC ya que la propia cadena prepara una serie para “Los Inhumanos” como si se tratara de un gran evento especial con sus dos primeros capítulos estrenados en salas IMAX. Todo hace indicar que los rumores de un spin-off sobre el Motorista Fantasma pudieran quedarse en agua de borrajas o acabar como ese par de proyectos cancelados alrededor de Pájaro Burlón. Pese a cierta saturación, son malos tiempos para la superhéroica dentro de la televisón generalista y únicamente los espectáculos están sobreviviendo en The CW debido a esa ‘flexibilidad’ de tener ratings amparados en unos pocos millones de espectadores inasumibles para el resto de la competencia. Y es una pena teniendo en cuenta que “Marvel, Agentes de SHIELD” ha ido siempre de menos a más, haciendo los deberes esta temporada para interconectar a la perfección con el universo planteado en Doctor Strange (Doctor Extraño)sin necesidad ya de ninguna clase de referencia. Con la llegada del Darkhold y Ghost Rider tenemos suficiente material junto a los Inhumanos en el nuevo mapa sociopolítico y S.H.I.E.L.D. saliendo de las sombras para constituirse como la agencia capaz de salvar a todos, humanos o metahumanos. ¿Podrá conseguirlo o esas oscuras y misteriosas fuerzas son demasiado poderosas? Repasemos “Deals with Our Devils”, séptimo episodio de la cuarta temporada de “Agents of S.H.I.E.L.D.”.

“Deals with Our Devils” es un episodio brillante basado en una estructura original: dos tramas en las que a su vez se divide la perspectiva en grupos de personajes que no pueden verse entre sí. Sobre tal concepto, veremos dónde fueron a parar Coulson, Fitz, y Robbie tras ese incidente provocado por el nuevo villano de la función: Eli Morrow. Vamos a tener más información de la ‘misión’ de Jemma Simmons y de ese misterioso Inhumano que todavía está petrificado por parte de su transformación con las Nieblas Terrigenas, que conecta con la pérfida Ellen Nadeer. Además, tendremos más dosis del Motorista Fantasma gracias a una extraña posesión en la que Alphonso ‘Mack’ Mackenzie nos regalará algunas instantáneas interesantes. El problema pudiera ser que una moto y un hacha-escopeta aquí hayan estado un tanto desaprovechados para conseguir una de las secuencias fanservice del año con la que seguiremos soñando. La idea, por el contrario, es que veamos que acabar en manos de ese espíritu de la venganza no es cuestión de hacer un pacto voluntario sino que estamos hablando de una fuerza indomable capaz de conseguir que Mack obedezca sin rechistar e inicie una cruzada asesina. El seguimiento de Daisy ‘Skye’ Johnson y ese invisible compañero de aventuras que supone Robbie Reyes aportarán los mecanismos de tensión necesarios. Tal vez la celeridad por dar solución a esos problemas en los que se metieron Coulson y Fitz provocará que también los escritores tuvieran que cerrar esa posibilidad de que Mack fuera Ghost Rider durante unos episodios… Tal vez ese álter ego demoníaco trata de mantenerse en el reino de los mortales sin importarle demasiado qué ocurra con el portador de tal maldición… 


En el episodio la idea es que Coulson y Fitz traten de regresar a su dimensión habitando en esa paralela donde nada ni nadie puede verlos o escucharlos mientras que, al mismo tiempo, May está tentada por utilizar el Darkhold como única medida desesperada para traerlos de vuelta. Aunque se juega bastante con la posibilidad de que todos murieron, ese juego de perspectivas dimensionales permite a los espectadores completar toda una trama que se va desarrollando sobre réplicas de la secuencia anterior. La terquedad de May por aceptar la (nueva) muerte de Coulson provoca que también los sentimientos se expongan de esos personajes atrapados en sus propias dimensiones internas. Estaba claro que la presencia de A.I.D.A. no iba a ser baladí teniendo en cuenta que se va a convertir en el único ‘ser’ capaz de poder leer/asimilar el Darkhold y elaborar con los conocimientos ahí revelados un plan para traer de regreso a Coulson y Fitz con algunos contratiempos de última hora dentro de ese abismo interdimensional. Y ahí tendremos una comunión entre esas dimensiones con esos rayos luminosos invisibles que maneje prodigiosamente el androide como marca y seña de la nueva ciencia ficción. Por parte de Robbie se acoplará a la persecución de Daisy para dar con el paradero de un poseído Mack mientras que veremos ese otro enfrentamiento formal entre los característicos vehículos del Motorista Fantasma en el mundo del cómic. Es cierto que al final de episodios veremos que A.I.D.A. ha leído tantos conocimientos en el Darkhold que está construyendo un nuevo cerebro tal vez para contener toda esa nueva información que han desatado una sobredosis de conocimiento. ¿Nuevos poderes para esa nueva herramienta de SHIELD que pudiera convertirse en una gran arma para combatir a ese ‘endiosado’ Eli Morrow? ¿O por el contrario tendremos otro nuevo Ultron en ciernes? Por parte de ese otro frente antagonista comprobaremos que la Senadora Nadeer utilizó su información respecto a la misión de la agencia gubernamental en la prisión para utilizar a Jemma para sacar a su hermano de la situación en la que se encontraba. Estamos seguros que el caso excepcional de ese Inhumano no tiene que ser casualidad teniendo en cuenta que tal especie siempre opera en los márgenes de un caprichoso sentido del destino. 


Jugando con la capacidad cromática de esas dimensiones dotándola de oscuridad a medida que avanza el episodio, “Deals with Our Devils” funciona bien a todos los niveles trayendo desde el infierno de vuelta a Robbie y dotando de sentido ahora su vinculación con Mack para detener definitivamente a su tío Eli. Puede que aquí también la serie de ABC se autohomenajea con mecánicas similares a la ya vistas en Maveth, con personajes atrapados en lugares inhóspitos y tenebrosos y sus compañeros tratando traerlos de vuelta gracias a portales. Pero creo que el gran mérito del capítulo es su capacidad de construir un gran espectáculo y carrusel de diversión sin necesidad de grandes villanos o antagonistas sino que los propios protagonistas han quedado atrapados en ese propio juego de luz y oscuridad en el que se ampara el espectro de la propuesta argumental. También interesa el modo en el que el Darkhold se manifiesta al lector dejando claro que si habla con una máquina lo hará en una especie de código binario… sin que sepamos qué tipo de materia traerá de la nada A.I.D.A. más allá de ese carbón puro que utiliza Eli con sus poderes. ¿Luz frente a oscuridad? Con reencuentros románticos como los de Fitz y Simmons y el descubrimiento de nuevos frentes antagónicos, el capítulo encuentra todo tipo de cuotas dramáticas (e incluso cómicas) para dejarnos claro que el regreso de “Agents of S.H.I.E.L.D.” no es absoluto tan intrascendente como pudieran denotar sus índices de audiencia. 

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...