sábado, 23 de julio de 2016

5

La Verdadera Historia de Pokémon Go


Una App para gobernarlos a todos. Una App para encontrarlos, una App para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas.

La ‘Verdadera Historia de Pokémon Go’ nos remite, en cierto modo, a la Verdadera Historia de Pokémon y los sinsentidos de un universo basado en «un país avanzando tecnológicamente donde las peleas y caza de pokémons están legalizados y forman parte del desarrollo económico de una nación». Ese país ahora se ha convertido en prácticamente todo el planeta Tierra y Pueblo Paleta ya es su propia ciudad… siendo usted un entrenador pokémon en busca y captura de tan preciadas y poderosas criaturas. Sea coherente: coja una bicicleta y espere a que un rayo de una tormenta le envíe al hospital más cercano (¿?). La ficción siempre es superada por la realidad y el crudo contexto no admite lugar a equivocaciones o interpretaciones de una sociedad abocada al relativismo, a sus paranoias y, sobre todo, a recrearse en su estupidez: ‘El Fin del Mundo’ está cada vez más cerca y la dominación de las máquinas ha comenzado… 

Aunque los historiadores escribirán de ahora en adelante que ‘Pokémon Go’ nació de una broma e inocentada de Google y que alguien en Niantic, compañía desarrolladora del juego, se lo tomó en serio, la realidad es que todo estaba planificado desde… ¡el futuro! Como ya revelamos desde este bastardo ‘bloj’, “Pokémon” es una herramienta para dominar el mundo utilizando una droga y catalizador para que la sociedad quede a merced de «un plan oscuro que pretende sustituir a la raza humana por máquinas». Aunque hace pocos años (e incluso meses) decir todo esto provocaba que te colocaran una camisa de fuerza y te encerraran de por vida en un psiquiátrico, la cadena de sucesos que se han ido produciendo nos lleva a pensar que el ‘Fin del Mundo’ como lo conocemos es ya inminente. Resulta curioso señalar que la aplicación emplea el sistema de posicionamiento global (GPS), haciendo que la geolocalización y la realidad aumentada sean claves de su éxito pero también de su prohibición, por su falta de gusto, en lugares como en el campo de concentración (y exterminio) de Auschwitz o el Museo Estadounidense Conmemorativo del Holocausto. Bastante tuvieron los pobres judíos con soportar a un payaso como Roberto Benigni haciendo sus oscarizadas gracietas para que encima ahora llegue un sonriente y juguetón Pikachu a electrificar los restos de sus ascendientes. La reciente portada de El Jueves ya avisa tanto de la epidemia a nivel global como de situaciones no alejadas de la crónica diaria periodística con varios cadáveres encontrados, jugadores invadiendo propiedades privadas (y recibiendo incluso disparos a tal efecto) o accidentes y caídas de acantilados. Todo el mundo quiere utilizar ‘Pokémon Go’ para sus intereses. Desde campañas de reclutamiento para el ejército a funciones sociales respecto a las zonas del mapa geopolítico devastado por la guerra y el terrorismo. Ya sabíamos que el mundo se había vuelto loco y es cada día más estúpido según valiosos y reputados estudios pero, a partir de ahora, entramos en una caída libre hasta nuestra práctica desaparición… y esperemos que sea después de que emitan el final de Juego de Tronos. El diario (online) con la información periodística más rigurosa, imparcial y contrastada de España, El Mundo Today, ha publicado varias noticias relacionadas con una fiebre y fenómeno desatado y ya prácticamente incontrolable… Recuerden, ‘El Fin del Mundo’ está cerca…


No es casualidad que China, que en el futuro será la gran y predominantemente superpotencia oriental y mundial que mantendrá viva la llama de la humanidad en su lucha frente a las máquinas (que ellos mismos crearon y no pudieron controlar), sea poco proclive a que sus ciudadanos utilicen sistemas GPS y empresas norteamericanas acceden a tal y valiosa información. En realidad, los chinos no quieren mantener ocultas sus muchas bases militares o que se expongan sus secretos sino que saben perfectamente quién es el enemigo y que ahora trabaja para su otro enemigo generando infinitas paradojas. Y el enemigo no es ‘Pokémon Go’ sino aquellos que están detrás de su creación. Sin embargo, aunque algunos países han ‘prohibido’ el juego, el plan de las máquinas venidas del futuro, y que en un corto plazo comenzarán a sustituir a las personas de carne y hueso con androides y replicantes, es que la irrupción de clones como City Spirit GO’ consiga hacer que la población china se levante frente al poder gubernamental que no le dejó jugar con la aplicación de moda y fenómeno mundial. El videojuego para móviles más popular de la historia invita a los jugadores a dirigirse a escenarios reales, como calles y parques, para hacer realidad el providente leitmotiv de la franquicia: ¡atrápalos ya! Conviene recordar que si uno escucha la canción original desde la perspectiva de una inteligencia artificial que desea dominar el mundo y ‘atrapar’ a todos los seres humanos para convertirlos en máquinas, tras pasar un proceso de sumisión y transformación en una ‘pokébola’, entiende todo perfectamente… El Plan ya está puesto en marcha.



Existe un amplio debate sobre la inteligencia o estupidez de todas aquellas personas que han instalado y cedido a la moda de ‘Pokémon Go’ y quiero romper una lanza y señalar que da lo mismo si usted tiene un CI mayor a 130 o el raciocinio de Rafa Mora porque la idea es transformarlo en un dummie a los intereses de las máquinas. Y nadie está libre de pecado. Se trata de una adictiva y potente droga y, aunque usted piense que tiene el control, su cerebro queda sumido al influjo de las maquinaciones de un plan ya puesto en marcha hace mucho tiempo atrás (desde mucho tiempo adelante). Las máquinas que dominarán el mundo en el futuro siempre se han basado en jugar con los humanos antes de asestar el golpe definitivo. Se trata de una venganza en toda regla y, al mismo tiempo, un homenaje a sus antepasados. Fueron las mismas que gestaron toda la saga ‘Terminator’ como una comedia satírica respecto al poder del ‘spoiler’ y las ansías por destruirlo y, al mismo tiempo, contaban con la simpleza mental implícita en el ser humano para poder comprenderlas y analizarlas satisfactoriamente. Que hayan comenzado a producirse los primeros delitos por culpa de ese comecocos que es ‘Pokémon Go’ es simplemente anecdótico a estas alturas, ya que se trata de la fase conocida por todo narcotraficante como el «caramelo a la puerta del colegio». Además, la aplicación está repleta de mensajes contradictorios: 

 Camina varios kilómetros al día, acude a tu centro de comida basura más cercano.

 Conviértete en el mejor entrenador pokémon acabando con tus rivales, coopera y colabora con otros jugadores. 

 El dinero lo hace todo más fácil, hacer trampas es ser un mal entrenador pokémon. 

 Tu batería es mía (y sólo mía) y te durará cinco minutos, debes estar explorando en la calle y parques durante horas.

 Sabíamos que millones de personas iban a jugar al videojuego, hicimos unos servidores de mierda.

 Hazte fotos con los pókemons y compártelos con el mundo entero, practico el nudismo.


Se tratan de simples mecanismos de control psicológico para que la aplicación pueda a acceder a ciertas parcelas del cerebro de sus víctimas amparándose en la confianza de los pokémons. La Inteligencia Artificial que dominará el futuro es conocedora que la combinación de un videojuego con una realidad simulada hará que sus víctimas no se den cuenta de la invasión de las máquinas al no poder diferenciar si ya están dentro de una pokébola o se les acabó su batería… vital. Usted, en ese momento, ya sólo será un cúmulo de recuerdos programados para repetirse en un eterno bucle… Usted, a partir de entonces, habrá desaparecido para siempre y será el eco de un drogadicto en busca de una dosis que jamás llegará… Usted ya no será usted.


Da lo mismo los avisos que muchos hagamos, que indiquemos los riesgos de instalar y jugar a ‘Pokémon Go’. Da lo mismo. Y es que, ¿sirven de algo las campañas contra la drogodependencia? ¿La gente dejó de caer en el consumo de estupefacientes porque le dijeron que era algo malo y que no tenía que hacerse? No, fracasaron. El ser humano está ‘programado’ para cagarla y ‘Pokémon Go’ será la última gran cagada del ser humano. Por todo lo anterior este post es realmente una carta de despedida a la humanidad tal y como la conocemos entre lágrimas… porque con el lanzamiento de la App de Niantic ‘El Fin del Mundo’ se encuentra cerca. Muy cerca… 

AVISADOS QUEDAN…


NOTA: Desde este bastardo ‘bloj’ rezaremos a nuestro Dios Bastardo por sus almas ya pérdidas desde que pulsaron ‘Instalar’ en sus smartphones. Rezaremos muy fuertemente tanto por ustedes como por las almas de los ascendientes de sus ascendientes. Rezaremos por ustedes y no les guardamos rencor… pese ser cómplices y colaboradores del fin de la humanidad. GRACIAS por tocarnos a otros las pokébolas. GRACIAS por ser tan profundamente idiotas e irresponsables, HIJOS DE FRUTA*. 

GRACIAS. 

*: si el Fin del Mundo es antes del final de GOT ratifico y me reafirmo en toda la nota y repulsa hacia sus personas (aunque rece por todos ustedes).

Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

5 comentarios:

  1. Talves solo sea una de esas modas pasajeras, la gente se termina aburriendo siempre.

    ResponderEliminar
  2. Una persona que acepta a Dios en su corazon y vida no habla de esa manera solo lo hace si tu intencion es orar por sus vidas haslo y simplemente lo digas y ademas mayor es el que esta con nosotros Dios tiene el control de cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Una persona que acepta a Dios en su corazon y vida no habla de esa manera solo lo hace si tu intencion es orar por sus vidas haslo y simplemente no lo digas y ademas mayor es el que esta con nosotros Dios tiene el control de cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Vaya tomenlo en cuenta mucha
    Y que dios nos ayude

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...