domingo, 29 de marzo de 2015

1

Inside No. 9: Postales, humor negro y genialidad detrás de cada puerta

Serie de TV
“Inside No. 9”
Reino Unido
2014

Sinopsis (Oficial):

“Inside No. 9” invita a los espectadores a muy diferentes números 9, donde se codea lo ordinario y mundano con lo extraordinario y macabro. Desde una gran casa de campo en el que un juego de pistas llamado ‘sardinas’ nos trae algunas revelaciones escalofriantes en un armario; a una casa extrañamente encantada; al vestuario del actor empapado de sangre en el West End londinense; al anverso de un maestro de escuela aparentemente feliz, que se convierte en víctima de una buena acción… Estos cuentos impredecibles cuentan con mucha comedia y horror claustrofóbico por entregas.

Crítica Bastarda:

Con el estreno de la segunda temporada de “Inside No. 9” han saltado todas las alarmas en este bastardo blog. Pese a que la propuesta de Reece Shearsmith y Steve Pemberton cerraba el top 20 de mis predilectas y mejores series de 2014, todavía no había surgido la oportunidad o cadena de acciones necesarias para hablar de uno de los shows que más engatusaron a los seriéfilos a comienzo del año pasado. Este post nace para hablar tanto de “La Couchette” (2x01) como de esas seis anteriores piezas que dieron forma una colección de postales de toda índole con el nº 9 como constante a ese juego de humor ácido y tejido de genialidad. Las antologías están de nuevo de moda en el actual universo catódico y con “Inside No. 9” Shearsmith y Pemberton han creado un gran mural y universo, donde la comedia negra nos orienta y arrastra a distintos y variados territorios. Utilizando a diferentes elencos en cada entrega y revelando un juego de caras conocidas, la creación inspirada en un capitulo de “Psychoville” revela esa travesura constante en un cosmos formado por cajas chinas. 


Cuentan que “La soga” de Alfred Hitchcock fue la gran musa que invocó a esa quimera e idea que finalmente desembocaría a final arcoíris de tonos y temas, donde el arco entre la comedia y el horror posibilite todo. Ciertamente esa simbiosis quedó definida en el cierre de la primera temporada. En “The Harrowing” (1x06) asistimos a nuestra propia posesión final por parte de ese ya provecto y decrépito cuerpo que alberga a Castiel, demonio de la travesura. Consecuentemente, “Inside No. 9” es una gran conjugación de calaveradas y diabluras sobre géneros y vueltas de tuerca (o la ausencia de las mismas), siendo siempre el suspense y los misterios parte del motor del tratamiento de temas sombríos y ciertamente tabús. La primera postal de ese laberinto, por ejemplo, trataba el abuso de menores bajo un sentido y puesta en escena claustrofóbica. Los capítulos siempre funcionan por conexiones con la propia audiencia y sobre los intentos de Pemberton y Shearsmith de articular incluso ideas previas. El divertidísimo y genial “A Quiet Night In” (1x02) está compuesto simplemente de media decena de diálogos cortos mientras da la impresión de implorar a una versión muda de “Psychoville”. “Tom & Gerri” (1x03), una joya articulada sobre una espiral de clichés y giros, fue confeccionada inicialmente como obra de teatro cuando ambos vivían juntos y buscaban empleo. “Last Gasp” (1x04) busca la incorrección y el absurdo de esa sociedad que es capaz de desear el (último) aire de una estrella de pop, mientras que en “The Understudy” se trataba de formular una libre adaptación de Macbeth sobre Macbeth como reflejo una obra que vive tanto dentro como fuera de las bambalinas. Puede que fuera el capítulo más flojo del conjunto aunque el gran mérito del show es que cada postal y proposición alberga siempre algo remarcable y original. 


En el primer capítulo de su segunda temporada viajamos de nuevo a esa puerta nº 9 de un tren nocturno, que atraviesa Francia, donde un grupo de siete extraños y variopintos personajes coinciden en un camarote de seis literas. Hay cierto homenaje interno a la propia antología ya que “La Couchette” pudiera recordarnos, en cierto modo, a “Sardines” como primera página de esta entrega de las seis que devoraremos como nueva dosis y droga. El asesinato del capítulo no es explorado como un acto de suspense sino como un mcguffin para presentar definitivamente a los personajes e inmiscuirse en ese humor negro tan característico de la serie. Vamos a indagar en la moralidad y egoísmo de todos ellos y, al mismo tiempo, reírnos ante algunas variopintas e incluso escatológicas situaciones. Volvemos al terreno escalofriante escrito bajo la disección humorística y cómica donde un cadáver servirá para que los seis extraños restantes tengan que lidiar con la situación y las flatulencias germanas del personaje que interpreta Steve Pemberton. No es lo único que huele allí a podrido. Y es que en “La Couchette” surge ese discurso ácido sobre la ética de ese grupo en el que cada uno de sus componentes encuentra un motivo para no alertar a las autoridades y forzar la detención del tren. ¿Podrán dormir con el cuerpo del delito en una litera tan cercana? 


La exploración moral explota cuando llega uno de sus habituales giros ante la desaparición de uno de los viajeros del camarote y el descubrimiento de otro asesinato que inquieta —en distintas tonalidades emocionales— a los protagonistas y consigue detener el tren. “La Couchette” quiere todo en ese habitual juego y travesura argumental: tocar el romance e incluso la aventura con estereotipos y clichés pero amoldar todo el conjunto a su propio viaje y destino. Shearsmith y Pemberton afianzan ese territorio donde pueden convivir tanto ‘Historias extraordinarias’ de Roald Dahl como ramalazos de Agatha Christie y su ‘Asesinato en el Orient Express’ bajo la característica flema inglesa. La cuestión es que las apariencias siempre engañan y todo el desenlace se siente como una toma de contacto de ese dúo de actores y creadores condenados a entenderse sin que nada ni nadie pueda detener el destino impuesto que ata a ambos. ¿La moraleja? Mire bien su billete y duerma en la litera correcta de su coche-cama… O mejor, si ve un nº 9 en una puerta… ¡CORRA! O aténgase a las locas, oscuras y divertidas consecuencias.

Y estas fueron las postales de la primera temporada de “Inside No. 9”. ¿Cuáles serán las de su segunda entrega?







Licencia de Creative Commons
Historias Bastardas Extraordinarias by Maldito Bastardo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

1 comentario:

  1. Me encantó el nuevo capitulo, es genial esta serie!!

    ResponderEliminar

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...