lunes, 2 de diciembre de 2013

0

Homeland (3x10) Good Night: Join Al Qaeda, see the world…, by Nicholas Brody

Es difícil abrir fuego en el complicado mundo y era de oro de las series de televisión cuando llegas por detrás de “Prison Break” o “24” y siempre se te reducirá y enmarcará como una respuesta de “Rubicon” que atrapó a la audiencia por encima de las excelentes críticas. Llegar y arrasar teniendo como rivales a Breaking Bad”, “Mad Men”, “Boardwalk EmpireoJuego de Tronos resulta complicado cuando has dado hasta el último aliento en dos temporadas y las mirillas se ciñen sobre ti en una tercera entrega que no está impactando tanto como debería a los más exigentes. Y son muchos. Brody ausente en los primeros capítulos, Carrie ciñéndose al guión de ser la actriz del momento y recrearse en sus lloros y muecas, la infumable Dana Brody, la pérdida total de factor sorpresa y con la única (¿y desesperada?) medida de rizar el rizo… y trazar una serie de corto alcance salvo una monumental vuelta de tuerca final. ¿Saul esconde algo? ¿Brody morirá al finalizar la temporada? La serie de Showtime ha tenido que reinventarse y ha jugado sus cartas con un embarazo no deseado y la misión en la que Brody pudiera ser el héroe de la nación posicionando un escenario internacional inédito. Es momento de repasar “Good Night”, décimo capítulo de la tercera temporada de “Homeland”. 

Se acaba de publicar en España el libro de “Homeland. La huida de Carrie” escrito por Andrew Kaplan y que da un backstory al personaje de Carrie Mathison, uno de los santo-y-seña de las series actuales de televisión. Recuperar su relación con David Estes o su misión en Beirut aportará a los fans de la serie suficiente material para rellenar huecos de la ficción favorita de Barak Obama. ¿Estará contento el presidente de los EEUU con el giro que ha dado la serie y que involucra a Irán en ese juego de espías, héroes y villanos? Pudiera ser peligroso el discurso cómico que entabla “Homeland” con su propia audiencia y que nos resume Brody al narrar su historia de viajes en ese tour mundial de Al Qaeda y que bien podría recordarnos al monólogo de Hugo Reyes en Lost”. “Good Night” va a funcionar como un capítulo en apariencia de transición como parte de las primeras paradas de la peligrosísima misión de Brody para asesinar a Darnish Akbari, el jefe de La Guardia Revolucionaria iraní. Aunque aquí tiene el factor humano que marcó la diferencia desde el comienzo de la serie. Carrie, la boboveja más lista de la CIA, no es que esté enamorada de ese lobo llamado Brody sino que actualmente lleva un hijo suyo en su vientre por mucho que diga lo contrario a un Quinn que miró sus registros hospitalarios. Del mismo modo, Brody quiere redimirse ante su propia hija e incluso veremos que Fara Sherazi no es un personaje de quita y pon al contar la CIA con su familia en Teherán para completar el cambio de planes que veremos en el capítulo. ¿Todo encaja y estaba calculado pese a la lluvia de críticas?


Puede que el episodio hubiera mejorado con la dirección de Paul Greengrass porque parece jugar algo a “El ultimátum de Bourne” despedazando la acción en varias carpas jerárquicas de salas de control (Saul / Lockhart) y despachos (Adal / Higgins). Brody y su equipo se encuentran en Irak, a pocos kilómetros de la frontera con Irán, pero el agente doble no es todo tranquilidad después de su oración. Tendremos una ración de visión nocturna, planos vía satélite y numerosos problemas que harán que todo se vaya a garete y el thriller se afile peligrosamente. La vuelta de Brody al estar de nuevo manchado de sangre despierta el pánico en su interior y tendrá que ser calmado. Policías iraquíes asesinados, presidentes desinformados y patrullas fronterizas formarán parte de un caldo de cultivo que incluso cuenta con un posible ataque de drones sobre los propios hombres del gobierno norteamericano para encubrir la operación… Pero como sabíamos Brody es esa cucaracha que enterrará a todos e incluso a la propia Carrie de un ataque de nervios y sin un plan de extracción se plantea abortar la misión… 


Evidentemente y en el último suspiro tanto Brody como su acompañante y salvoconducto de su coartada de afiliación a Al Qaeda son detenidos por una patrulla fronteriza iraní y el plan sigue su curso pidiendo asilo el terrorista. Carrie, por su parte, solicita ayuda a Fara para que su familia en Irán ofrezca la casa franca necesaria para la extracción de Brody. Todo parece encajar, incluso el juego de despachos que se tienen Adal, Higgins, Lockhart y Saul o las palabras cruzadas del Senador con Mathison. Digamos que aquí pudiera estar la próxima temporada aunque nos tememos un giro final. ¿Muere Lockhart? ¿Al igual que Saul planeó tomar la inteligencia iraní, Lockhart trabaja para alguien más? ¿Sabemos todo sobre Saul o la teoría conspiratoria sobre su personaje le acerca a ser una deidad o un villano maquiavélico? De momento, nos quedamos con la recta final de la tercera temporada de “Homeland” y la visita de Javadi a Brody y su acompañante y agente encubierto de la CIA, que no será torturado como temía sino asesinado por un disparo en la cabeza por el propio agente doble iraní. Tenemos dos agentes dobles cara a cara y trabajando juntos en una misión extraña y suicida. Es normal que Javadi no corra riesgos y decidiera sacrificar una pieza que no interesa mantener con vida en su viaje a Teherán… ¿Ahora vamos de verdad a Teherán? ¿A una revisión contemporánea de Argopara cerrar un temporada tan pretendidamente dispersa como finalmente interesante? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada (lea antes los Mandamientos de este blog)

Lea antes los Mandamientos de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...